Donnerstag, 12. November 2009

La nueva guerra secreta del genocida Obama.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Denunciamos al viejo Estado peruano

1. DENUCIAMOS LA MAYOR OPRESIÓN, SAQUEO Y DEPENDENCIA DEL PAÍS POR PARTE DEL IMPERIALISMO, PRINCIPALMENTE YANQUI.

En aplicación del “Tratado de Libre Comercio” (TLC) con los Estados Unidos (EE.UU.), el gobierno fascista, genocida y vendepatria de García-Gampietri continua con el despojo a las poblaciones nativas y al campesinado de nuestro país, el robo de los recursos naturales del país. El 75 % de la Amazonía en el Perú (55.000.000 de hectáreas), el Gobierno lo ha destinado para lotes petroleros. Lo que hay que sumar a las que ya se encuentran en manos de los monopolios imperialistas y de la gran burguesía y los terratenientes nativos como los Romero, etc. destinados a la explotación maderera, producción de palma aceitera y otros productos de exportación así como para biocombustibles. En la Sierra, se han concedido licencia de exploración y explotación minera al gran capital despojando de sus tierras a los campesinos particulares y las comunidades campesinas y, en la Costa, estas grandes empresas imperialistas o las de los terratenientes o de la gran burguesía como los Romero, Rodríguez Banda, Brescia, Tam, etc., o de la gran burguesía del capitalismo burocrático chileno, colombiano, etc., han recibido todas las nuevas tierras de todas las grandes irrigaciones costeras hechas por el Estado, para producir para el mercado imperialista o de diferentes formas estas mismas empresas han arrebatado las tierras de propiedad de los pequeños campesinos y de las cooperativas agrícolas.

2. DENUNCIAMOS QUE EL GENOCIDIO DEL TLC NO CESA, QUE EL GOBIERNO A INSTANCIAS DE SU AMO IMPERIALISTA PREPARA MÁYORES, MÁS COBARDES Y MÁS SANGRIENTOS GENOCIDIOS CONTRAS LAS MASAS.

El vendepatria García ha llamado a los campesinos, a nuestros nativos, “perros del hortelano”. Luego, ante la persistencia de la lucha de las masas que no cesa, el gobierno de García- Gampietri, para cumplir con el TLC de mayor entrega del país al imperialismo yanqui, manda con acuerdo de Consejo de Ministros, al Ejército y a la Policía a ametrallar y cometer toda clase de atrocidades contra las poblaciones, como lo ha hecho en Bagua contra los nativos. Crimen, que es el más conocido, pero, no es sólo ese hecho, sino muchos más como en Piura, Ancash, Lima, Puno, Apurímac, Cuzco, Ayacucho. Otro ejemplo es el cometido por la compañía minera británica Monterrico Metals Plc, con su subsidiaria Empresa Minera Majaz SA en las comunidades de Segundo y Cajas y de Yanta, sin el consentimiento de la población local que es de conocimiento actual de un tribunal británico por la tortura de decenas campesinos y el asesinato de un campesino, durante la represión policial y paramilitar contra la protesta campesina en 2005, contra el proyecto minero Majaz. El asesinato, tortura y abusos sexuales que sufrieron los campesinos fue cometido por un escuadrón de agentes especiales de la policía de Perú (DINOES) y agentes de seguridad privada de la empresa Forza Perú (comprada en 2007 por la corporación Securitas de EEUU y cuyos agentes están trabajando en algunos casos como grupos paramilitares para proteger en Perú a las mineras como Newmont, Majaz -Río BlancoCopper Co- y otras). Forza Perú tiene vínculos con las fuerzas armadas y el gobierno de Perú, especialmente a través del vicepresidente Luis Giampietri). Forza Perú actuó bajo la solicitud de Monterrico Metals Plc, con el apoyo de un ex embajador británico en Lima y de una empresa peruana de seguridad, actuando como un grupo paramilitar. Con el apoyo firme de las autoridades del gobierno peruano, durante los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García. Hoy el proyecto sigue adelante con una empresa del social-imperialismo chino (Río Blanco Copper SA). El campesinado continúa su lucha contra esta minera social-imperialista. Esta misma DINOES participó en la masacre de Bagua, ya mencionada, donde decenas de campesinos fueron asesinados después de protestar contra proyectos de minería, petróleo y madereras en sus tierras. La DINOES es entrenada y financiadas en parte por el imperialismo yanqui. Denunciamos que estas mismas fuerzas de la DINOES con el Ejército y la Marina están amenazando con cometer un nuevo hecho de genocidio contra la población nativa y los campesinos colonos en Salvación, localidad ubicada en la selva de Madre de Dios en la frontera con Brasil y Bolivia para proteger el proyecto de la compañía yanqui Hunt Oil y la española Repsol-YPF, proyecto de exploración y extracción de gas natural y petróleo en el Lote 76 concedido por el gobierno vendepatria en la Reserva Comunal de y otras tierras de las comunidades nativas de los Yine, Matsigenka o Amarakaeri y Harakmbut.

3. DENUNCIAMOS: QUE ESE GENOCIDIO DEL TLC CON LOS EE.UU. SE IMPLEMENTA A LA PAR CON LA MAYOR INTERVENCIÓN MILITAR DEL IMPERIALISMO EN NUESTRO PAÍS DIRIGIDA POR EL COMANDO SUR DE LOS EE.UU.

El mismo día que entró en vigencia el TLC, el 2 de febrero de 2009, el parlamento peruano aprobó la cesión de puertos peruanos como bases de la IV Flota de EE.UU., se autorizó el ingreso de personal y armas de las Fuerzas Armadas de

EE.UU., etc. En los meses siguientes se establecen nuevas bases militares yanquis que se suman a las ya existentes y que conforman un sólo sistema con las antiguas y nuevas bases militares yanquis en Colombia, con el ingreso de oficiales, tropas y mercenarios yanqui. Luego se crea una nueva Región Militar VRAE que se pone bajo comando del Comando Sur y la cuál centraliza hombres y medios de otras regiones militares. La presencia de militares de Estados unidos no es un asunto nuevo en Perú, para disfrazar los hechos, presentan las bases militares yanquis en Perú como instalaciones militares o policiales peruanas que son usadas para entrenamiento conjunto en lucha en la selva, para la operación de aviones y de inteligencia técnica norteamericana o de lucha contra la droga. Así, en el Perú hay 24 helicópteros yanquis de combate del tipo Huey a disposición de la DEA de EE.UU., 5 de ellos en la base policial de Palmapampa en Ayacucho operados por peruanos, los norteamericanos que dice sólo son usados para operaciones antinarcóticos y no en operaciones contrainsurgente, pese a que están en medio del ámbito territorial del Comité Regional Principal del PCP. Señores, ¡eso es increíble! Denunciamos: que Colombia y Perú sirven como eje a la intervención militar yanqui en la región andina y en toda Sudamérica. Al ampliar la capacidad Operativa de la bases militares yanquis en Colombia manejan como un sólo sistema las que están estableciendo en Perú. Por el “alcance de movilidad aérea al continente sudamericano” a disposición del Comando Sur, queda claro, que estas instalaciones servirán para operaciones en Perú, en toda la región andina, toda Sudamérica (ver documento de planeación del Comando de Movilidad Aérea (AMC). En el AMC está previsto que, desde la base de Palanquero con una carga suficiente de combustibles “Un avión C-17 podría cubrir todo el continente, con excepción de la región del Cabo de Hornos”). Los yanquis han planificado, en sus nuevas bases colombianas, avanzar más en la concentración de las funciones de la antigua Escuela de las Américas y otros sitios de entrenamiento, planeación en la lógica de exterminio y control militar de Estados Unidos para ejércitos latinoamericanos como lo viene aplicando con las Fuerzas Armadas del Perú (El Ministro del Interior Fabio Valencia afirmó el 28 de julio de 2009 que el acuerdo esta dirigido a “profundizar la colaboración en áreas como interoperabilidad, procedimientos conjuntos, logística y equipo, capacitación e instrucción, fortalecimiento de la capacidad de reconocimiento y monitoreo, ejercicios conjuntos y especialmente intercambio de información de inteligencia.”)

4. COMO PARTE DE ESTA MAYOR INTERVENCIÓN MILITAR DEL IMPERIALISMO YANQUI, EL GOBIERNO DE GARCÍA-GAMPIETRI CONTRATA LOS SERVICIOS DE ASESORES ISRAELÍS PARA DESARROLLAR MÁS LA “GUERRA DE BAJA INTENSIDAD” QUE DIRIGE EL COMANDO SUR DE EE.UU.

“El equipo de militares israelíes”, comandados por el general B. Ziv, asesorará al Ejército Peruano para enfrentar al narcoterrorismo en la zona del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), y que por ese trabajo cobrarán 12 millones de dólares“, leemos en el diario La primera de Lima del 1° de noviembre de 2009. Un militar en retiro ha advertido que esta asesoría podría ser el intento de establecer “una cabeza de playa” para “justificar la presencia de una base de interdicción electromagnética” como parte de “los comandos cibernéticos que los norteamericanos ya están instalando en Sudamérica”. “Así los norteamericanos, con la ayuda del general israelí B. Ziv, ya no necesitarán tener un fuerte contingente terrestre, pues es suficiente esta base cibernética para movilizar sus aviones desde las bases en Colombia o, si es necesario, a los mercenarios ‘comandos del Black Water’ para operaciones que no tendrán nada que ver con la lucha contrasubversiva”(ibid) „Los israelíes realizarán labores de capacitación del Estado Mayor del Grupo Nacional de Pacificación, harán trabajos de entrenamiento militar en la selva, probablemente en la base contrasubversiva de Mazamari, con patrullas de los tres institutos armados y recomendarán la compra de instrumentos de inteligencia electrónica y logística. El contrato que han firmado con el Ministerio de Defensa es por 12 millones de dólares“ (ibid). Es decir, los “asesores israelíes” vienen a servir al plan hegemonista y contrarrevolucionario del amo yanqui, vienen para la lucha contra el Partido Comunista del Perú, contra la rebelión maoísta en todo el país que busca forjar un poderoso movimiento antiimperialista en el Perú, América Latina y el mundo. Dicen que es para lo que llaman la Región VRAE, una amplísima región de más de 380 kilómetros cuadrados de territorio y que comprende varios departamentos del país. El Estado de Israel hace tiempo cumple su papel de instrumento del imperialismo yanqui, también, en América Latina y el Perú. Es una triangulación para eludir los propios controles domésticos del imperialismo yanqui sobre venta de armas, despliegue de tropas y participación en operaciones encubiertas en el extranjero. Y en el caso reciente del Perú, para disimular su intervención tras “negocio de asesoría por empresario israelí”. Por ello, denunciamos la actual intervención yanqui contra nuestro pueblo como la nueva guerra secreta del genocida Obama.

¡YANQUI GO HOME!

Asociación de Nueva Democracia
Noviembre de 2009