Donnerstag, 28. Juli 2016

AND: SOBRE LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL BREXIT Y OTRAS CUESTIONES





 SOBRE LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL BREXIT Y OTRAS CUESTIONES 

Todas las contradicciónes se agolpan. La contradicción principal, es decir la existente entre los países oprimidos, por un lado, y las superpotencias y potencias imperialistas es cada vez más aguda y se expresa en guerras contrarrevolucionarias de agresión imperialista contras los pueblos del Tercer Mundo, por un lado, y en guerras de liberación nacional: guerras populares que abren y señalan el camino y luchas armadas diversas que necesitan de la dirección del proletariado a través de su Partido, por el lado del movimiento de liberación nacional.

 la agudización de la contradicción interimperialista se expresa en que la guerra de agresión imperialista por nuevo reparto, encabezada por la superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui (el perro gordo), donde los países del Tercer Mundo son el botín a repartir, se da en medio de redoblada pugna y colusión entre la Superpotencia yanqui y la superpotencia atómica Rusia (el perro flaco); así como entre estas, cada una por su parte, con cada una y todas las demás potencias imperialistas. 

Como ejemplo, citamos la disputa entre la superpotencia atómica Rusia y la potencia socialimperialista China en el mismo Medio Oriente y en el resto de Asia por el control de los países oprimidos en esa región y sus recursos naturales. Otro ejemplo, que trataremoo también, es la disputa entre la superpotencia imperialista yanqui y la potencia imperialista germana relacionada con el Brexit.

 Agudización de la contradicción proletariado-burguesía en los países imperialistas que se expresa en guerra reaccionaria contra el proletariado y el pueblo y creciente resistencia de las masas que claman por la dirección proletaria, en una situación en que la guerra imperialista de agresión esta de regreso a las metropolis imperialistas. 

En relación con el Brexit, como hemos hecho en nuestra nota con respecto al fracasado “golpe de estado” contra Erdogan en la Turquía, no podemos dejar de mencionar el desarrollo de la contradicción entre la superpotencia imperialista yanqui y el imperialismo alemán, para no repetir nos remitimos a la parte correspondiente de nuestra nota mencionada, y sólo queremos agregar, los siguientes ejemplos para que se tenga una idea más cercana de como va esta pugna: 

Los imperialistas yanquis cuestionan, por ejemplo, la política económica que sigue el gobierno alemán en la Unión Europea y a nivel mundial contra la actual crisis mundial en marcha ( o estagnación secular como le llaman), dicen que el mayor problema en el mundo industrial (países imperialistas) ahora está por el lado de la demanda, antes que por el lado de la producción. Con lo cual están afirmando que en la base de esta crisis está la superproducción de mercancias. Por lo que preconizan que ahora son más importantes las medidas para incrementar la demanda incrementando el gasto como las reformas regulatorias y de los impuestos, antes que las medidas que promueven la flexibilidad laboral y el ahorro fiscal, en clara alusión a la política seguida por Alemania en la EU y que repercute contra todos ellos. Y contra la ventaja obtenida por Alemania para sus exportaciones en el mercado único y en el mundo con la moneda única (Euro) y abaratamiento con respecto al dólar y otras monedas de reserva. Han dicho, que eso incrementa el peligro de la competencia monetaria fácil y en todo caso de una guerra monetaria.

 Lo que ha hecho Alemania, dicen, es un juego de suma-cero, porque eso implica el movimiento de divisas de la demanda de unos países hacia otro antes que su incremento global. En contraste, la expansión fiscal, también han afirmado, incrementa la demanda en base global.

Ellos demandan la necesidad de la coordinación internacional para esto en el marco de sus foros económicos (colusión), relatan que los acuerdos de la G20 del año anterior fracasaron en este aspecto por el rol de Alemania y esperan llegar a un acuerdo de “expansión fiscal” de las principales economías imperialistas en la próxima cumbre de la G20 en septiembre (China) .
 Por su parte, el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, “criticó indirectamente las últimas maniobras de la OTAN en Europa del Este y exigió más dialógo y cooperación con Rusia. El advirtio que “a través de blandir los sables y los alaridos de guerra lo que se hace es calentar más la situación”” (Spigel Online, 23 de junio 2016). Esta crítica fue prevía a la cumbre de la OTAN del 8 al 9  de Julio de 2016 en Varsovia , en donde en los discursos oficiales se habló de los valores comunes y de mantener la unidad de la Alianza, mientras Alemania, tal como lo ha hecho saber su Ministro Steinmeier, se orienta cada vez más fuera de esos valores tradicionales y por alianzas basadas en  intereses y en redes y coaliciones cambiantes (según les convenga). Esto quiere decir que en cuanto a sus relaciones con el imperialismo yanqui y el imperialismo ruso van a actuar cada vez según convenga.

 Luego, vamos a la contradicción interimperialista que se desarrolla en medio de colusión y pugna entre Alemania e Gran Bretaña, ambas potencias imperialistas quieren romper el estu quo en cuanto a las relaciones o tratamiento que recibe Gran Bretaña como parte de la Unión Europea, y por su parte esta plantea que se acuerde una cláusula de seguridad de que se van a respetar sus intereses actuales sí se avanza a una mayor profundización de la Unión Europea. 

Gran Bretaña quiere obtener seguridades de que sus intereses no va a ser afectados a futuro; principalmente de que la City de Londres, el principal centro financiero mundial, no va a ser afectado por las mayor regulaciones en marcha como la llamada unión bancaria, y más bien que se amplie la unión a los servicios financieros y no financieros. Alemania y sus principales “socios”entre estos Francia, quieren profundizar la Unión Europea lo que implica que los imperialistas igleses se sometan a todas las normativas (en forma gradual) europeas. 

Pues, las cosas así,  ambos se plantean que las cosas no pueden segui así. En la reunión de febrero de los gobiernos de la UE, de la cual Camero (el Premier británico) había esperado lograr la aceptación de sus reclamos blandiendo la amenaza del “Referendum sobre el Brexit”, no alcanzo más que promesas cosmética que n o podían satisfacer para nada a la oligarquía financiera de su país imperialista. Con esto la determinación de la salida de Gran Bretaña y los resultados del “Referendum” estaban cantados. Y Alemania y sus “socios”  los despacharon con un no pronuncido “ o aceptan y se comprometen con los acuerdos de la Unión o se van”. 

La prueba de que “el Referendum” sólo fue el circo electoral, como todos los otros, para formalizar lo ya decidido, es que todos los principales grandes medios de la información de la gran burguesía británica esta vez estuvieron por la “salida” de la UE, en el anterior “Referendum” de 1975 para formalizar el ingreso en la entonces Comunidad Económica Europea (en 1973), que “ganó “ el sí, todos los grandes medios de la información estuvieron por el sí, a excepción del pequeño pasquín de un pc revisionista.

La unión Europea como lo ha definido el Presidente Gonzalo es una alianza imperialista para disputar por la hegemonía mundia. En esta alianza la lucha por la hegemonía entre Alemania y Francia se dio hasta los 90 del siglo pasado. Gran Bretaña jugó como una visagra entre ambas, como la tercera en disputa. Con la unificación alemana a finales de los 80, a la que se opusieron en un principio Francia y Gran Bretaña, sucedió lo que estos temían, se incrementó el poderío de la Alemania unificada y dentro de la Unión fue disminuyendo el peso político de Gran Bretaña. 

Con la implosión de la Unión Soviética revisionista, su zona de influencia del Este de Europa (conformada por sus semicolonias y colonias) paso a nuevo reparto. En estos países dependen ahora principalmente de Alemania y el imperialismo yanqui en franca disputa seguidos de Holanda y Austria; los imperialistas franceces e ingleses van más atrás, estando también la presencia de los intereses iperialistas de japoneses,rusos y chinos. 

Alemania devino así en la potencia hegemónica dentro de esta alianza imperialista que es la UE, y los imperialistas ingleses no podian seguir en esta condición en la UE, salvo a condición de hundirse más y más rapidamente de allí el grito chovinista en la propaganda del Brexit de “¡Libertad para Inglaterra!”

Lo que ha pasado en la alianza imperialista de la UE  es que ha habido desplazamiento de fuerzas del imperialismo inglés por el imperialismo alemán, quienes actuan en dupla con sus “socios” menores los imperialistas autriacos. Alemania, no sólo han devenido la potencia hegemónica en la UE alrededor de los 2000 sino que con la crisis del 2008 su poder devino mayor a nivel mundial como lo refleja su política exterior y el debilitamiento del imperialismo inglés es mucho más hondo. Lo que está en disputa es el rol de "City", del poder financiero inglés, no sólo en la UE sino en el mundo. 

Por tanto, el "Refrendum" no es el asunto definitorio y en fin de cuentas no define, no tien el poder de definir, sino que ha sido un instrumento político que ha planteado el imperialismo inglés como arma de presión o chantaje entre ellos para conseguir sus exigencias de romper el statuo quo a su favor pero han fracasado; porque Alemanía es más poderosa y no accedieron al chantaje, y ahora les dicen bueno si se van está bien, pero tienen que negociar en una situación política más desventajosa. 

Entonces los imperialistas ingleses han perdido esta partida, por lo tanto el costo que tienen que pagar es mayor y los otros imperialistas también salen golpeados, porque sus "aliados" en la UE y sus semicolonias allí suben sus exigencias, se ahondan sus pugnas. Ya ven, han tenido que eximir de las multas a España, etc. por no sujetarse a la 2disciplina fiscal". Y están viendo como pueden ayudar a saltar la garrocha de las normativas bancarias de la UE, casi recien en marcha, a los grandes bancos italianos en quiebra técnica. Y en la UE hay también desde después de 1990 países del Tercer Mundo, es decir los imperialistas tienen también a sus semicolonias en esta Unión. En definitiva mayor  peligro de disolución por repercusión de la decisión británica y costo mayores.

Esos son los intereses ecónomicos y políticos fundamentales y lo principal del desarrollo de la contradicción imperialista en relación al Brexit. Nosotros sabemos que concordante con estos intereses económicos imperialistas, esto tienen una política imperialista o burguesa para luchar por imponer sus intereses que es chovinista. Es decir chovinismo para hacer primar sus propios intereses imperialistas en contra de la otras potencias imperialistas y para imponerlos sobre los países oprimidos, por eso, en esto no puede haber diferencia sustancial  entre ambos lados. Todos los imperialistas son chovinistas y actuan siempre chovinistamente en cualquier relación, tanto de alianza o colusión como de pugna y  ruptura entre ellos. 

En Gran Bretaña tanto los que querian quedarse como los que querian irse lo han hecho siguiendo ante todos los “intereses nacionales” de su gran burguesía, principalmente. Otra cosa es que ha nivel de las masas, unos políticos burgueses con sus partidarios oportunistas y revisionistas y también social-fascistas para defender la salida o el Brexit han esgrimido publicamente una posición chovinista y, por el otro lado, otros políticos burgueses defendiendo también sus intereses “nacionales” imperialistas han abogado por la permanencia como una posición "democrática” y de "paz" para la vida común en Europa. 

Y quienes han agitado entre las masas la posibilidad de la “democracia” y la “paz” bajo el imperialismo no son más que vulgares oportunistas pequeño burgueses y gente de la aristocracia obrera que practican la política de Kausky con respecto al imperialismo y que como él terminarán también en el “social chovinismo”. Es decir los seguidores de la política burguesa a nivel del pueblo y de los obreros tienen la misma naturaleza, practican la política de su burguesía a este nivel. Y esto mismo vale para toda la Europa donde también algunos quieren dividir el movimiento de las masas a através de esta línea divisoria de la política burguesa dentro de los obreros y del pueblo.

 Para nosotros la línea divisoria entre estos y nosotros es la de la revolución y la contrarrevolución. Entre los que siguen la línea proletaria dentro de los obreros y el pueblo y quienes dentro de esto representan a la politica de su burguesía se presenten estos como oportunistas, revisionistas, reformistas, socialchovinistas, socialfascistas, etc.

En Gran Bretaña esto se da porque allí hay dos facciones y diferentes grupos de la gran burguesía también, como en el resto de los países imperialistas, pero los que priman son los de la oligarquía financiera. El gobierno a través de Cameron, como representante político máximo de esta oligarquía financiera, ha representado los intereses del conjunto de la burguesía británica dirigido a romper el statuo quo a favor de su país iperialista  y esgrimiendo el "Referendum" como un chantaje contra los otros países imperialistas de la UE, mientras hacia campaña por la "permanencia". Pero Cameron fue quien lo planteo que si salía elegido nuevamente el 2015 iba a renegociar el tratado de la UE y ofreció el "Referendum" antes del 2019, que lo adelantó para junio de 2016. Luego pues, él fue el que primero lo planteo, esperando obtener réditos políticos, jugando a la posibilidad que los otros accedan a sus recamos. Los otros, también del más variado espectro de la políticas burguesa británica, lo que estan por la permanencia también están por similares intereses pero por seguir tratando las cosas mediante más negociaciones. 

Repetimos, a nivel del pueblo, de la masa que es arena de contienda no sólo entre revolución y contra revolución sino también entre democracia burguesa reaccionaria (con absolutismo del ejecutivo) o fascismo, esta política burguesa está representada por los socialchovinistas (oportunistas, revisionistas, etc, en el movimiento obrero) y los socialchovinistas de filiación fascista (socialfascistas), por un lado, y los representantes y grupos pequeños burgueses que creen en la posibilidad de la "paz" y la "democracia" en la época del imperialismo, es decir los que siguen la orientación kauskiana aunque no lo conoscan o recuerden y que al final terminarán como el mismo Kausky defendiendo a su "patria", votando los créditos de guerra, es decir como social chovinistas (social democrátas o social fascistas). 

En el resto de la UE, esta misma división política se da entre los representantes de la política burguesa con el reclamo de "más Europa y menos Bruxelles", de "defensa de la nación", etc. y por el otro de "ampliar y profundizar la EU", etc. Es decir "Chiovinistas" y "Europeístas" y a nivel del proletariado y el pueblo entre "social chovinistas" y "socialfascistas", por un lado, y por el otro lado de toda clase de elementos pequeño burgueses, anarquistas, revisionistas y oportunistas que en definitiva cierran filas con una UE bajo dominio alemán. Todos ellos se situan en el campo de seguidores de la política burguesa y pretenden arrastrar a la masa trás esa política, tras la guerra imperialista en definitiva. 

Por eso, para nosotros la única posibilidad de llevar a cabo una política independiente del proletariado y luchar por que este dirija realmente la revolución proletaria en estos países, es planteando que la cuestión no es entre democracia burgues y fascismo o a favor o en contra de la UE, o a favor de esta alianza imperialista o su ruptura, o de tal o cual régimen de gobierno y, por lo tanto, estamos en contra de los llamados a “frente antifascista”. Pues todos estos llamados por más inocentes que parescan no buscan otra cosa que defender o cambiar, según sea el caso, un régimen o forma de gobierno como expresión de la misma dictadura burgues. 

No estamos para simples cambios o defensa de ningún gobierno de la burguesía sino por derribar la dictadura burguesa y establecer la dictadura del proletariado.
 Para nosotros, una vez más, la contradicción es entre revolución y contrarrevolución, entre proletariado y burguesía, entre dictadura del proletariado y dictadura de la burguesía y la forma principal de lucha es la guerra popular opuesta a la guerra contrarrevolucionaria. A eso nos referimos cuando decimos que hay que partir de la economía política o hay que hacer la economía política del BREXIT. 

En toda Europa existen infinidad de organizaciones de todo color que se autotitulan como "antifascistas" y son financiadas y hasta organizadas por los estados imperialistas, estos estados financian y dan apoyo organizativo a organizaciones fascistas y antifascistas. Tener en cuenta esto para entender mejor a donde apuntan los intereses en conflicto. Haciendo la salvedad, que también muchas organizaciones antifascistas son realmente honestas y sus miembros luchan permanentemente al lado del proletariado y el pueblo.

Claro, en la exposición anterior faltaba hablar sobre el tema de la inmigración como el "principal"motivo (leiv motiv) para los partidarios y contrarios del Brexit y también en el resto de Europa. Diremos que este ha sido tomado para movilizar y ganar a las masas por uno u otro lado, unos blandiendo el "peligro de los inmigrantes", de los trabajadores del Este de Europa “que nos quitan los puestos de trabajo”, etc. que siempre un sector de la "aristocracia obrera" mueve, a lo que se ha agregado el peligro "musulmán" y los otros señalan “la importancia de los inmigrantes para la economía”, etc. Es decir unos a favor y otros en contra de la inmigración. 

Lo cierto es que la ola migratoria es un hecho y no la van a poder parar sino más bien los imperialistas la agravaran con la guerra y la explotación y opresión de los países oprimidos y son sus directos beneficiarios de esta "tragedia humanitaria". Además, como siempre ha sido en la historia del capitalismo y peor en su fase imperialitsa, y en su última etapa de hundimiento y barrimiento, ellos necesitan expoltar esta mano de obra barata que les proporciona plusvalía extraordinaria y superganancias, no sólo en nuestros países, sino en los mismos países imperialistas, ver el caso de Irlanada señalado por Marx y luego por Lenin en relación a Inglaterra. 

Alemania necesita 500 mil rtrabajadores imigrantes c/año ye Inglaterra 180 mil. No les basta con la reforma de las pensiones, es decir suprimiendo derecho a la jubilación a los 65 o menos en estos países y alargar la vida laborar en 4 años más y bajar los indices de las pensiones, no les basta con incorporar al mercado den trabajo a los millones de mujeres que no trabaja, con eso podrían cubrir sus necesidades de nueva fuerza de trabbajo sólo hasta el 2030, pro los imperialistas piensan a más largo plazo, y dicen necesitamos cada año tanto de inmigrantes para cubrir las necesidades de mano de obra hasta el 2060.

 Los grandes empresario (la propia oligarquía) a través de sus voceros dicen necesitamos inmigrantes, etc., pero al mismo tiempo, propalan a través de los medios el peligro del “terrorismo” o de la gran cantidad de inmigrantes pra “la identidad nacional”. Es decir desatan una verdadera histeria chovinista. Otro de ellos: de la política, los ministerios del interior, de la policía crean opinión pública contra la inmigración y los obreros inmigrantes: "el peligro terrorista" sembrandol chovinismo imperialista en las masas, levantando el racismo y el nacionalismo como componentes de éste, y ayudando a organizarse con hombres, entrenamiento, dinero y medios materiales de diverso indóle a los grupos de acción fascista o neonazis y sus partidos y organizaciones.  Asegurandoles impunidad legal para sus crímenes. 
 
Entonces doble política para dividir a la clase entre trabajadores nativos y trabajadores inmigrantes para conjurar la acción unificada classista del proletariado, para que este no se organize como clase única, con intereses únicos e ideología, política y partido comunista. En un solo partido, de una sóla clase y con una sóla ideología. Por eso la contradicción será en este aspecto entre revolución y contrarrevolución y no entre fascismo y democracia de "izquierda" o de “derecha”, no el problema no es el regimen político o forma de gobierno o de que forma se ejerce la dictadura burguesa, sino el acabar con esta dictadura de la burguesía sobre el proletariado y el pueblo en estos países imperialista mediante la revolución socialista que se hace también mediante guerra popular y establecer la dictadura del proletariado y marchar al comunismo mediante sucesivas revoluciones culturales también con guerra popular hasta que todos entremos al comunismo.

Se quedan, como se dice, muchas cosas en el tintero sobre lo que se ha dicho o se viene diciendo sobre el Brexit y otras cosas conexas pero la dejamos para otra oportunidad.
Para terminar llamamos a todos a apoyar la lucha del proletariado y el pueblo de Brasil contra la masacre olímpica conforme al llamamiento  del Frente Revolucionario de Defensa de los Derechos del Pueblo – Brasil ¡Abajo la masacre olímpica!
AND
Julio de 2016