Montag, 15. August 2016

LIGA DE CAMPESINOS POBRES DE BRASIL: 21 años de la Masacre de Corumbiará La lucha por conquistar la tierra continua y se eleva


 LIGA DE CAMPESINOS POBRES DE BRASIL: 21 años de  la Masacre de Corumbiará 
La lucha por conquistar la tierra continua y se eleva

 Imagem inline 1Imagem inline 1


Hace 21 años, el 9 de agosto, 1995 ocurrió la Batalla de Santa Elina, también conocida como la Masacre de Corumbiará. 600 familias rurales sin tierra se instalaron en un campamento para obtener el derecho sagrado a la tierra para vivir y trabajar en ella. Antenor Duarte, hacendado vecino, organizó a otros propietarios de grandes haciendas y con pistoleros contratados y armados por ellos ordenaron el ataque brutal contra los trabajadores. Policías de la PM  y del COE fuertemente armados atacaron el campamento al amanecer, con pistoleros armados. Los campesinos resistieron valientemente con las armas que tenían: palos, hoces y escopetas. Después de rendirse, fueron humillados, golpeados, torturados y ejecutados. Varios campesinos fueron asesinados o murieron días más tarde, otros desaparecieron, uno de los muertos era la niña Vanessa, de 7 años de edad. La mayoría de los trabajadores padecen las consecuencias hasta el día de hoy y muchos murieron durante estos 21 años por enfermedades que podrían haberse evitado o tratado si las familias habrían recibido una indemnización y el tratamiento de salud adecuado.
En ese momento, la heroica resistencia Corumbiará tuvo gran repercusión en el país y en el extranjero, lo que obligó al gobierno de Cardoso a "asentar" parte de las familias. La dirección oportunista de la CUT y el PT / RO que trafica con los intereses de las familias de Santa Elina, aceptó la propuesta del gobierno para dividir a las familias en 3 zonas, que están todos fuera de la de Santa Elina. Por lo que una parte de las familias fueron a Río Preto, cerca de Porto Velho, otros a Guarajús en la región Corumbiará y la mayor parte de la región donde hoy se encuentra Palmares Oeste.
El estado brasileño fue condenado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos por esta barbarie, pero no se hizo justicia. En un proceso farsa, dos líderes campesinos y dos soldados de la policía militar fueron condenados y encarcelados. En 2015, una reunión con los agricultores de Santa Elina, por danos y perjuicios un juez tuvo el descaro de decir que no hubo masacre y que los crímenes ya han prescrito. Hasta la fecha, los mayores culpables siguen impunes: José Ventura Pereira, teniente coronel que comandaba las tropas asesinas; El capitán Mena Mendes que había dirigido el batallón Vilhena, fue promovido; Valdir Raupp (PMDB), gobernador en el momento de la masacre y el comandante general de la PM; Antenor Duarte, propietario de tierras director de la masacre que incluso fue a juicio; y no podemos dejar de mencionar la Major Hélio Cysnero Pasha que dirigió el COE durante la acción y fue promovido hoy es PM coronel y comandante después de la represión del pueblo. Estos días están encabezando la represión (a través de la oficina de integración SESDEC) a las familias que ocupaban el latifundio Bom Futuro, en Serigueiras, y quiere ahora 21 años después, repetir lo que hizo en Corumbiará en 1995.

Imagem inline 2

En 2010, finalmente, los campesinos comenzaron a hacer justicia. Después de un intento fallido en 2008, las familias organizadas por la Liga de los Campesinos Pobres y CODEVISE (Comité de defensa de las víctimas de Santa Elina) lograron recuperar más de la mitad de la hacienda de Santa Elina y cumplir una vieja promesa ratificada en todos los congresos de la LCP. Fue una gran victoria, una conquista histórica del movimiento campesino brasileño. Y como todo en la vida del pueblo, esto sólo es posible con una gran cantidad de combates. Los campesinos dividen la tierra  y se distribuyen entre sí a través del Tribunal Popular. Rápidamente, cada familia tomó su lote y comenzó los cultivos y el ganado, las casas construidas, carreteras y puentes, todos ellos con sus propios esfuerzos. Cuando el Incra apareció sólo se tiene pérdidas. El superintendente de la época, Carlino Lima, PT, prometió el cielo y la tierra para las familias que salgan de la zona, pero no cumplió nada. Hizo caso omiso del reparto realizado por las familias, hizo un nuevo reparto, reduciendo el tamaño y cambiando la dirección de los lotes. Carlino / PT y los movimientos de los líderes oportunistas propagan mentiras y calumnias contra los líderes campesinos militantes, lo que genera confusión, desconfianza, la desunión y desaliento entre el campesinado y lo que causó la prisión injusta de un trabajador durante 9 meses. Aún con todo esto, las familias nunca han dejado de resistir y de trabajar. Ellos crearon asociaciones, el aumento de la producción. La antigua masía de Santa Elina en las actuales áreas Renato Nathan, Joe Bentão, Alzira Monteiro, Alberico Carvalho, Maranatha, tiene cerca de 800 familias que viven y trabajan en sus lotes. Y continuan la lucha, el aumento de su unidad y organización. Los comerciantes de Corumbiara, Chupinguaia y Cherry siempre le agradecen a los campesinos, por la reanudación de la Santa Elina, y la mayor presencia de los agricultores ayuda a desarrollar la economía de la región.
En 1995, la mayor parte de la tierra se concentró en manos de un puñado de terratenientes y ricos. Desde entonces la situación ha empeorado. En la gestión de Lula / Dilma / PT aumentó la concentración de la tierra y el latifundio se expandió alrededor de 100 millones de hectáreas, el doble de toda la gestión del periodo de los militares y 5 veces más que FHC. En la gestión del oportunismo se colocó una piedra en la parte más alta de la reforma agraria del gobierno ya en quiebra, y como nunca antes visto, la intensificación de la criminalización, represión y asesinatos de campesinos e indígenas. Y ahora la gestión transitoria de Temer (PMDB) continúa y empeora la situación. Incluso el superintendente del Incra en Rondonia dijo que no había dinero para la reforma agraria fallida, y que el INCRA no tiene ni siquiera un centímetro de tierra para "asentar" a las familias. Pero luego sigue el viento en la pulpa de la "regularización" de los terrenos públicos robados por los ocupantes propietarios (a través de la "Tierra Legal"). Esto es parte de un gran marco para entregar las tierras brasileñas para el imperialismo, como ha sido reportado como una medida para combatir la crisis. Ellos saben que el campesinado brasileño, campesinos indígenas y quilombolas, los verdaderos dueños de estas tierras, impondrán una feroz resistencia para defender Brasil y su único instrumento de trabajo, la tierra, así que no escatiman  en gastar un montón de dinero con la represión (véase lo que están haciendo ahora en los Juegos Olímpicos) y llevar a cabo todo tipo de ataque a los líderes y las organizaciones de la lucha campesina, sobre todo las más combativas.
En Rondônia está más que demostraron que los grupos de pistoleros armados  actúan con la policía con impunidad fuera de la ley como bandas armadas, animadas y cubiertas por ese viejo y podrido Estado. En Seringueiras mientras que la policía lleva a cabo verdaderas  operaciones de guerra contra las familias campesinas, los propietarios están actuando como verdaderos bandas, con la organización de grupos paramilitares, la contratación de hombres armados y haciendo todo tipo de amenaza abierta e impunemente.
Hace 21 años, los propietarios querían aterrorizar a los campesinos y detener la lucha por la tierra con un baño de sangre, pero fue en vano. Las tomas de tierra continuaron con más y más fuerza y preparación de la organización. Esa batalla atrajo la atención de los obreros, maestros, otros trabajadores y estudiantes que luchan por la importancia y la urgencia de la lucha campesina. Trabajadores de la ciudad y el país se unieron, hicieron un profundo aprendizaje en esta experiencia y sacaron lecciones importantes. La batalla heroica de Santa Elina dejó en claro las dos vías de la lucha campesina, por un lado, el camino de la reconciliación, del pacifismo, la negociación, la reforma y las elecciones podridas y corruptas en donde nos dieron nada más que migajas. Por otro lado, el camino de la lucha militante y  organización independiente, la única manera de la conquista de la tierra.
Imagem inline 3

Hoy en día, incluso con los ataques sistemáticos de los terratenientes y los agricultores del viejo Estado están más dispuestos a persistir en la única forma posible de ganar un pedazo de tierra, el camino iniciado por los campesinos de Corumbiará, el camino de la revolución agraria tomando todas las tierras del latifundios, dar la tierra a los que viven y trabajan, lotizar y distribuir los lotes de tierra entre sí, produciendo una vez más en  cooperativa y decidir colectivamente en asambleas populares, todo lo que les concierne. Este es el comienzo de una gran revolución que realmente va a cambiar el país, conquistar los derechos del pueblo, la justicia y la verdadera democracia.
Honor y gloria a los héroes de Corumbiará!
Tomar todas las tierras del latifudio!
Viva la Revolución Agraria!
LCP - Liga de los Campesinos Pobres de Rondonia y occidental de la Amazonia