Dienstag, 10. Januar 2017

EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO (coninuación)

 
EL IMPERIALISMO HOY, UN HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA OBRA DE LENIN: EL IMPERIALISMO FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

1. LA SITUACIÓN ACTUAL Y LOS ELEMENTOS QUE HAY QUE TENER EN CUENTA

2. Resumen:

3. El Imperialismo Fase Superior y Última del Capitalismo

    Después de él ya no es posible más que el socialismo

4. LAS RELACIONES ECONÓMICAS DEL IMPERIALISMO CONSTITUYEN LA BASE DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL HOY EXISTENTE

- LA ACTUAL DIVISIÓN ECONÓMICA DEL MUNDO

- MAYOR DESCOMPOSICIÓN DEL IMPERIALISMO, PREDOMINA EL RENTISMO SOBRE LA EXPORTACIÓN DE MERCANCÍAS

- LA HEGEMONIA DEL CAPITAL FINANCIERO YANQUI, BASE DE LA CONTIENDA CON LAS DEMÁS POTENCIAS IMPERIALISTAS

- DECADENCIA DE LA INDUSTRIA EN LOS PAÍSES IMPERIALISTAS, MAYOR VIOLENCIA Y SAQUEO IMPERIALISTA


- SOBRE LA PIRÁMIDE BANCARIA

- EL CAPITALISMO MONOPOLISTA DE ESTADO Y LA OPRESIÓN DE LOS PAÍSES IMPERIALISTAS SOBRE LOS PAÍSES OPRIMIDOS  
 
 -LOS BANCOS CENTRALES DE LOS PAÍSES OPRIMIDOS COMO INTERMEDIARIOS DEL CAPITAL FINANCIERO IMPERIALISTA (EN LA PRÓXIMA ENTREGA)
 

EL CAPITALISMO MONOPOLISTA DE ESTADO Y LA OPRESIÓN DE LOS PAÍSES IMPERIALISTAS SOBRE LOS PAÍSES OPRIMIDOS

Hemos citado tantas veces a la FED y al dólar, por lo cual, es necesario hacer las comparaciones cuantitativas entre los Bancos Centrales de las economías imperialistas (los llamados Bancos Centrales Centrales -BCC- con los Bancos Centrales de las economías imperialistas más atrasadas como las de Rusia y China, como de los países oprimidos (los llamados Bancos Centrales Periféricos -BCP) a través de sus activos y la proporción de los mismos según las monedas de reserva que contienen.

Lenin escribió, que en los países imperialistas llegado un determinado momento se produjo la unión del inmenso poder de los monopolios del capital financiero con el inmenso poder del Estado constituyendo el capitalismo monopolista de Estado. Dice: "en la época del capital financiero, los monopolios de Estado y los privados se entretejen formando un todo y cómo, tanto los unos como los otros, no son, en realidad, más que distintos eslabones de la lucha imperialista entre los más grandes monopolistas por el reparto del mundo”.

Veamos la tabla: Elaborada por Edgardo Torija Zane, Bancos centrales “periféricos”: el caso de América Latina pág137, en Estructura productiva y política macroeconómica, Enfoques heterodoxos desde América Latina.Donde se observa el crecimiento de los activos de los Bancos Centrales de los diferentes países consignados, es decir el poder de control e intermediación financiera de los Estados.

Cuadro IV.1
Países desarrollados y emergentes: total de activos del banco central,
2006 y 2013-2014
(En porcentajes del PIB)
Países desarrollados    2006       2014                           Países emergentes   2006            2013
Estados Unidos                 6           26                           Brasil                           22               39
Japón                               22           53                           China                           57               54
Reino Unido                      7           23                           Federación de Rusia    31               33
Suiza                                23           81                           India                            64               75
Zona del euro                   14           19                           México                         11              16
Fuente: Bloomberg y Fondo Monetario Internacional (FMI), Estadísticas Financieras Internacionales.

El autor antes citado, siguiendo el pensamiento cepaliano del estructuralismo divide a los países entre centro y periferia, para velar las relaciones de opresión y violencia de los países imperialistas sobre los países oprimidos. Cuando él se refiere a los BCC en realidad está hablando de los BC de los países imperialistas y cuando habla de los BCP se refiere a los BC de los países imperialistas de menor desarrollo como Rusia y China y a los BC de los países oprimidos, sin hacer ninguna diferencia entre estos.

Según Edgardo Torija: “Existen grandes diferencias entre los bancos centrales que emiten una moneda de reserva, a los que se designará en lo sucesivo como bancos centrales “centrales” (BCC) (5), y aquellos que no lo hacen, los bancos centrales “periféricos”, lo que justifica un análisis separado. Una de las diferencias entre los BCC y BCP queda de manifiesto a partir de la observación de sus estados contables. En el activo del estado de situación patrimonial, la incidencia de las colocaciones en instrumentos en divisas extranjeras en el total es bastante mayor en los BCP que en los BCC (véase el gráfico IV.1), a excepción del Banco Nacional de Suiza, que de septiembre de 2011 a enero de 2015 intervino de manera sistemática en el mercado de cambios para evitar la apreciación del franco suizo frente al euro (6).

Ver en obra citada pág. 140,  Gráfico IV.1
Reservas internacionales como proporción de activos de los bancos centrales, 2013
(En porcentajes de activos del banco central)
Fuente: Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Las estadísticas de la composición
Las estadísticas de la composición por moneda de las reservas internacionales, publicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), permiten constatar la supremacía del dólar, la importancia del euro y la ausencia de inversiones en monedas emitidas por los BCP, si bien es posible que el Renminbi de China esté ganando aceptación (7). La hegemonía monetaria de los BCC se ejerce a través de la percepción de recursos de señoreaje vinculados a la demanda de saldos reales de los BCP. (pág. 141)

Razones por las que los BCC no deben acumular reservas internacionales y por las cuales los BCP deben acumular reservas internacionales, según el autor:

(...) Una razón por la que los BCC no deben acumular reservas internacionales de manera significativa se relaciona con su capacidad de acceder a la liquidez internacional a bajos costos. Un BCC falto de liquidez en moneda extranjera puede obtener divisas con cierta facilidad a partir de la colaboración de otro BCC, mediante el uso de instrumentos como los canjes de divisas (swaps)”. Dice que en ese caso sólo se presentaría un riesgo de cambio por alza o baja de la moneda fácilmente asumible por el deudor en su propia moneda que es convertible. (...) Sin embargo, en el caso de racionamiento de crédito en los mercados privados, los BCP tienen en realidad pocas opciones de acceso a la liquidez internacional, más allá de acudir al recurso de las líneas de crédito del FMI (...) (pág. 141)”. Porque, según dice, habría no sólo un riesgo de cambio sino también de pagos por la falta de convertibilidad de la moneda de estos BC para servir de garantía a estos canjes.

En sus notas a las citas que hemos dado, el aclara sus referencias:
-El grupo reducido de BCC está integrado por la Reserva Federal de los Estados Unidos, Banco de Inglaterra, Banco Nacional de Suiza, Banco Central Europeo, Banco de Canadá, Banco de la Reserva de Australia y Banco del Japón.
- Durante el período de fijación de la paridad del franco suizo frente al euro, las reservas internacionales del Banco Nacional de Suiza se incrementaron desde 260.000 millones de francos suizos en septiembre de 2011 a 504.000 millones de francos suizos en enero de 2015. Si bien este banco puso fin a la política de cambio fijo del euro a comienzos de 2015, siguió acumulando activos externos (510.000 millones de francos suizos a fines de febrero de 2015)”.
- Desde la crisis de las hipotecas de alto riesgo, el “privilegio exorbitante” del dólar, tal como lo calificó Eichengreen (2011), pareció extenderse. Por cierto, la Reserva Federal actuó como un banco central “central”, al cobrar un interés por el uso de un canje sin riesgo de cambio (pactado a la misma tasa de entrada y de salida) a los bancos centrales solicitantes. Los contratos establecidos entre la Reserva Federal y otros bancos centrales desde 2008 solo establecieron el caso en que la línea de crédito era solicitada a la Reserva Federal (y no por esta)”.
En resumen los BCC no tienen que tener reservas en otras monedas convertibles y los BCP tienen que hacer acopio de ingentes reservas internacionales en monedas convertibles para sus intervenciones cambiarias, es decir mantener el equilibrio de sus monedas frente al dólar principalmente, en el caso de los países “periféricos” que están en esta zona, otro motivo es motivos mercantilistas como el que ha sido consignado en abundante literatura al respecto para el caso de China con los Estados Unidos, según la cual el superávit comercial de China se convierte por parte del Banco Nacional de China en bonos del Tesoro de los EE.UU., es decir en deuda yanqui, y así los hogares de este país se endeudan y consumen las mercancías baratas chinas, otro es la de un seguro para el caso de salida de capitales principalmente “especulativos” o inversiones de cartera. Además China invierte parte de sus excedentes en inversiones de riesgo y en recursos naturales de los países de África, Latino América, etc., lo cual constituye una diferencia con las economías de América Latina que hacen inversiones de bajo riesgo.

Pero si bien estos motivos se dan, y esa es su diferencia con los países de capitalismo burocrático en este caso de los BCP, los grandes bancos chinos en el sistema financiero imperialista están subordinados a los bancos de los Estados Unidos, o de Inglaterra, etc., como se ha visto en la salida a la cotización en bolsa en Nueva York del gigante chino de la venta por internet Alibaba.

Lo principal, según el autor citado, respecto a la acumulación de reservas en dólares y otras monedas de reserva en los BCP, es que éstos por el lugar que ocupan en el “sistema financiero mundial“ se encargan de hacer el reciclaje de divisas mediante la compra de los ingresos en divisas del país “períferico” para dedicarlos a la compra de bonos del Tesoro de los EE.UU., luego emiten bonos soberanos para su venta a los residentes en el país “períferico”(pero que muchas veces son comprados por los no residentes), para esterilizar estas compras, si no crecería la masa monetaria y con ello la inflación. Dice Torija Zane:

Una extensa literatura buscó fundamentar por qué los bancos centrales acumulan activos frente a no residentes, en lugar de orientar esos recursos hacia usos alternativos. También se buscó determinar el nivel “adecuado” de reservas internacionales para advertir sobre la eventual vulnerabilidad de la moneda de un país. (...) Ocurrió un cambio fundamental a partir del pasaje a regímenes flotantes desde 1971 y con el advenimiento de la globalización financiera, asistiéndose a un incremento significativo en la acumulación de reservas internacionales por parte de los BCP. Como observa Rodrik (2006), este aumento se produjo en magnitudes muy superiores al crecimiento de las transacciones comerciales, lo que se explica por el aumento exponencial de los flujos de capital transfronterizos. (pág. 146)

Sobre la llamada “globalización financiera“ cabe agregar, que desde fines de los 80., con la conversión de la deuda de los países semicoloniales, en cesación de pagos (default), a Bonos Brady se volvió a reimpulsar el mercado de los “bonos soberanos” de los países oprimidos; en ese entonces, dentro del plan de hegemonía mundial del imperialismo yanqui, que incluye su política económica “neoliberal“ como las privatizaciones, por la cual los países oprimidos emiten deuda durante los 90 a cambio de los ingresos por privatizaciones de sus activos. Para impulsar los mercados de deudas, de acciones de las empresas y otros instrumentos financieros de estos países se procede a la privatización de la seguridad social y se crean los llamados fondos soberanos por parte de algunos de estos países. Es decir, el imperialismo en la década antes referida, da un mayor impulso a la explotación de nuestros países mediante la deuda externa, sólo se remozan las formas, volviendo a formas anteriores.

Deuda soberana y fondos soberanos que de hecho no son nada soberanos, nada novedosos. Sobre lo de soberanos, cabe decir, que estos fueron impuestos a nuestros países por el FMI y el BM y sobre el otro aspecto, cabe recordar que América Latina fue una de las regiones que recibieron más flujos de capital a través del endeudamiento externo mediante los bonos de la deuda, que se comercializaban en Londres y Hamberes, en el siglo XIX y comienzos del siglo anterior. Entre 1880 y 1913 recibió aproximadamente un cuarto del total de flujos de capital británico (ver “EL MERCADO DE BONOS LATINOAMERICANOS EN LA HISTORIA: 1820–1913. VIVIR CON DEUDA. Cómo contener los riesgos del endeudamiento público, Informe 2007 Banco Interamericano de Desarrollo, Nueva York).

Hasta la crisis de 2007-2008 los economistas y periodistas burgueses hablaban de que el Estado se había vuelto irrelevante para la economía en la mayor parte de países con las políticas “neoliberales”, las privatizaciones y la desregulación del empleo; incluso muchas funciones antes exclusivas del Estado como la guerra exterior, la seguridad interna y las prisiones eran desempeñadas por compañías privadas; y como parte de todo la administración los programas sociales corrían a cargo de las ONGs, etc.

El imperialismo yanqui siempre más avispado que los demás introdujo la “gobernanza mundial” y la “responsabilidad social de las empresas”. Propagaban que todos los países ganaban con la “globalización”; que no había ganadores ni perdedores y los países oprimidos -a los que después de la Segunda Guerra Mundial los habían bautizado como “países en vías de desarrollo”-, parte de los cuales pasaron a ser llamados “países emergentes”. Los oportunistas y revisionistas repitieron todas estas mentiras burguesas y hablaban que ya no había intervención del Estado en la economía y por lo tanto no había capitalismo monopolista de Estado.

Pero, con ello sólo trataban de echarnos arena a los ojos, pues en todos los países imperialistas y en los de capitalismo burocrático las emisiones de deudas y obligaciones del Estado (ver en Lenin sobre las grandes ganancias que significan las emisiones para los bancos) es un gran negocio del Estado. Los Bancos Centrales canalizan las emisiones de bonos y obligaciones de los Estados a través de los grandes bancos del capital financiero particular y, así, parte de la renta que generan va a parar a los activos de los monopolios imperialistas particulares para garantizar sus créditos e inversiones y principalmente para la especulación financiera, para impulsar el rentismo en todo el mundo.

Tenemos como ejemplos, las compras del Banco Central Europeo de deuda pública de los países europeos, el desarrollo de la deuda soberana o del mercado de bonos del Estado en América Latina (ver en los informes de la CEPAL), o lo citado en el Informe de The Economist en relación a Turquía, etc. Por tanto, plena vigencia de los establecido por Lenin sobre el capitalismo monopolista de Estado en los Estados imperialistas, como también, de lo establecido por el Presidente Mao y desarrollado por el Presidente Gonzalo, sobre el proceso del capitalismo burocrático en los países oprimidos, donde llegado un momento el capitalismo burocrático se combina con el Poder del Estado y pasa a ser un capitalismo monopolista de Estado comprador y feudal. Es decir el capitalismo burocrático.


LOS BANCOS CENTRALES DE LOS PAÍSES OPRIMIDOS COMO INTERMEDIARIOS DEL CAPITAL FINANCIERO IMPERIALISTA (continuará)