Freitag, 4. August 2017

A propósito de una lectura crítica del artículo: Venezuela la crisis económica de 2016 de Manuel Sutherland (continuación cuarta entrega: !Yaquis go home!)


 

Hemos dicho todo este tiempo que la actual crisis económica y política de Venezuela es consecuencia de la aplicación de los planes del régimen de Chávez y, ahora, Maduro de profundizar el capitalismo burocrático e impulsar la reestructuración corporativa fascista del Estado venezolano. Esto ha llevado por un lado, a la agudización de las contradicciones entre las dos facciones de la gran burguesía del país, clase lacaya del imperialismo, esto es, entre la facción burócratica, en el gobierno, y la facción compradora, en la oposición; y , por el otro lado, a golpear con sus planes y disputas al pueblo venezolano, esto lleva, necesariamente, a la agudización de la lucha de clases de las masas.  

Es necesario, tener presente, que ante la ausencia de un verdadero Partido Comunista, el oportunismo y el revisionismo han servido para arrastrar a parte de las masas trás de la facción burocrática, con el cuento del “progresismo” y “nacionalismo” del régimen pro-imperialista y , ahora, también, parte de  ese mismo revisionismo y oportunismo, busca jalar a las masas tras la otra facción de la gran burguesía, la compradora, con el cuento de la “defensa de la constitución” y la “democracia”. Cuán rídiculos son estos “democrátas”, que en nombre de la democracia burguesa reaccionaria están por la defensa de la constitución corporativa-fascista de 1999 hecha aprobar por el régimen actual.

A las masas corresponde luchar por la defensa de sus derechos y contra la brutal descarga de la crisis con más hambre, miseria, desocupación y represión que hace el régmen fascista como parte de sus medidas económicas anticrisis y su reajuste general corporativo (ANC), corresponde al proletariado y su partido , impulsando su proceso de reconstitución, pugnar por dirigir a las amplias masas populare luchando independientemente por sus intereses de clase, aclarando el carácter de clase de esta pugna reaccionaria, senalando que ambas facciones representadas por gobierno y oposición son lacayas del imperialismo, que tanto la asamblea constituyente corporativa del régimen como el parlamento reaccionario representan los intereses de clase reaccionarios, que lo corresponde es luchar por la revolución de nueva democracia para acabar con el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático. Corresponde elevar más la consigna  ¡Yanquis go home! Que el proletariado y el pueblo de Venezuela deben rechazar la intervención del imperilismo yanqui -y de todos los otros imperialistas, como los de la UE, China, Rusia, etc.- en los asunto internos de Venezuel.

Denunciar que el régimen “bolivariano” ha vendido su alma al diablo al profundizar el capitalismo burocrático, el viejo camino de las clases reaccionarias y pro-imperialistas en Venezuela, bajo el nombre de “Nuevo Modelo” y está en peores condiciones frente al imperialismo yanqui, a su intervención . “Nuevo Modelo” basado en la explotación y renta del petróleo, con lo cual el gobierno chavista está reconociendo su sujeción y sometimiento a los intereses del imperialismo principalmente yanqui, que ha sido y sigue siendo el principal beneficiario de la producción de hidrocarburos del país y mantiene así su control estratégico y por tanto su capacidad de intervención en los asuntos internos de Venezuela, hoy es mayor que antes de Chávez. Como lo prueba las sanciones impuestas a los funcionarios del régimen chavista como un anticipo y queda como una “espada de Damoclés” el uso que puede hacer el imperiqalismo yanqui de poner fin al negocio petrolero con Venezuela.

Como lo dijo Lenin en sus diferentes escritos sobre el imperialismo, refiriendose al poder colonial inglés sobre la India, etc., que el hecho de que otras potencias imperialistas penetren en el mercado de las colonias británicas no signiofica que estan haya dejado de ser colonias británicas, sino, que estas potencias imperialistas están en condiciones de penetrar en el mercado de las colonias británicas. Así, el hecho de que otras potencias imperialistas hayan penetrado cada veuz más y más en Venezuela, no significa que el imperialismo yanqui haya dejado ser el imperialismo principal que oprime al pueblo de Venezuela.  

Nosotros rechazamos la intervención del imperialismo yanqui en los asuntos internos de Venezuel y llamamos a empunar en todas las movilizaciones y propganda la consigna. ¡Fuera Yanquis de Venezuela y América Latuina y del Mundo entero! ¡Yanquis go home!

Seguidamente publicamos la noticia aparecida en el períodico reaccionario alemán Frakfurter Allgemeine del dúia de hoy

 

Socios comerciales de Venezuela

Petróleo venezolano contra la lealtad

 

Washington, critica a Maduro, sin embargo no se anima a poner fin al negocio petrolero con su régimen. Otros países americanos se muestran desunidos en cuanto a lo que corresponde hacer con Venezuela.

02.08.2017, por Matthias Rüb, São Paulo

http://www.faz.net/ Frankfurter Allgemeine, 04 de Agosto de 2017

 

Si los campos políticos de Venezuela se enfrentan en una hostilidad irreconciliable, ¿pueden las potencias competentes de la región hacer algo para evitar una nueva escalada de la violencia y posiblemente un retorno a las condiciones democráticas? Washington juega un papel clave. No sólo porque Estados Unidos es el país más fuerte del hemisferio occidental y siempre ha sido el Poder rector regional. Sino,  principalmente porque Washington es el mayor receptor de exportaciones de petróleo venezolano con un volumen de alrededor de 750.000 barriles diarios. Esto representa sólo el diez por ciento de las importaciones totales de petróleo de los Estados Unidos. Pero una súbita eliminación del petróleo pesado y con alto contenido de azufre de Venezuela, por el procesamiento de que muchas refinerías americanas en el Golfo de México están especializadas, conduciría a un notable aumento en el precio de la gasolina en los Estados Unidos.

 

El poder petrolero venezolano, que debe tener las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo, actualmente produce sólo 1,97 millones de barriles de petróleo por día. Este es el nivel más bajo en 14 años. La petrolera estatal altamente endeudada, PDVSA, carece de fondos para las inversiones atrasadas, y sólo en octubre y noviembre debe pagar 3,2 mil millones de dólares en vencimientos de deudas. Con la exportación de petróleo, Venezuela genera cerca del 95 por ciento de sus ingresos en divisas y cerca de la mitad de sus ingresos estatales. La mayoría de los ingresos petroleros provienen a Caracas de los Estados Unidos actualmente; en la actualidad alrededor de 900 millones de dólares. Con el petróleo restante, que exporta Venezuela a los aliados China y Rusia, el gobierno de Caracas tiene que pagarles deudas pendientes. Finalmente, envió petróleo a precios significativamente reducidos a Cuba - su poder de protección comunista - a pequeños Estados del Caribe, cuya lealtad política compra  Venezuela.