Donnerstag, 22. März 2018

PERÚ: SALE EL YANQUI GENOCIDA PPK Y ENTRA EL PEÓN DEL BANCO MUNDIAL VIZCARRA


Circunstancias en que fue designado el yanqui Kucsynki. El Perú a comienzo de 2016, esto es de la primera y segunda vuelta de las elecciones generales para recambio de autoridades del viejo Estado, estaba viviendo nuevamente un mayor agravamiento de la crisis política en que se debate como parte de la crisis general y última de la vieja sociedad peruana, semifeudal y semicolonial donde se desenvuelve un capitalismo burocrático al serivico del imoperialismo, principalmente yanqui. Situación a que llevó el fracaso en sus tres tareas reaccionarias del gobierno del genocida Humala. Gobierno surgido, después de la segunda vuelta de 2011, de un pacto entre sectores de la facción burocrática con la compradora, gobierno que después del gabinete Lernen representó los intereses principalmente de la facción compradora de la gran burguesía. Gobierno de la negación al pueblo de los derechos, libertades consagradas en sus propias leyes.

Los principales contendientes en las elecciones para el 2016 fueron entre otros el yanqui Kucsynki (PPK) y la hija de Fujimori, la Keiko (FP). PPK, broker de la plaza financiera de Nueva York, un yanqui agente del capital financiero imperialista, en consecuencia miembro y representante directo de la gran burguesía compradora; no hay que olvidar, como para la llamada segunda vuelta utilizaron el miedo a la hija del dictador, el cuco de la Keiko, para centrar al pueblo en las elecciones y llevar al gobierno a este miembro de la gran burguesía, un agente yanqui con el apoyo de los oportunistas y revisionistas de todo color, que aceptaron a condición de que no entre la “hija del tirano”, la Fujimori.

Fraude ridículo y descarado, pues, por lo expresado por los dos candidatos para la segunda vuelta de 2016, estaba claro que quien saliera elegido tenía la especial tarea reaccionaria de indultar al fascista, genocida y vendepatria Fujimori y preparar así el perdón u olvido (otorgando el derecho de gracia) para todos los genocidas civiles y militares. Es de suponer que quien estaba detrás garantizando todo esto, antes y después de las elecciones, era el ejército pues. Y también quien estaba moviendo todo esto como el gran titiritero era el imperialismo yanqui pues.

Bueno, así sale designado por los que mandan en el Perú el yanky PPK quien va a fracasar también, como tenía que ser, en la aplicación de sus tres tareas reaccionarias que son necesidad del imperialismo y se entramparia en lo del perdón para los genocidas.

Así ¿Qué se va a dar?, un presidente sin mayoría parlamentaria, que prefiere gobernar con el aval de la Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular. Se da en cierta forma la circunstancia del Perú de 1946, con un presidente que elige ministros, pero ahora entre los llamados tecnocrátas, en realidad agentes directos del capital financiero yanqui y de sus instituciones como el Banco Mundial y personajes de segundo orden, esa es la realidad. Pero él no tenía control en el parlamento, era un régimen, un gobierno frágil, sin sustento ni base propia que determinó una pugna entre esos aliados espurios, esto es PPK y FP. Si bien la mayoría Parlamentaria de FP de la Fujimori otorgó la aprobación a los planes de gobierno presentados y otorgó las facultades extraordinarias de expedir por parte del Ejecutivo decretos leyes. Pero se tumbo a varios ministros., era claro que la Fujimori erigida en máxima dirigente de FP quería imponer y manejar el Ejecutivo. Ante esto, PPK no quiso usar las atribuciones de la constitución fascista de 1993 y cerrar el parlamento para luego convocar a nuevas elecciones legislativas. Seguramente porque estaba seguro que no iba a lograr su apoyo parlamentario propio; porque no tenia el aval del las Fuerzas Armadas y los yanquis no quería una mayor inestabilidad en su patrio trasero.

Fuerza Popular, especialmente la facción de la Fujimori, quería imponer su agenda propia con mira a las próximas elecciones, mientras todos ellos juntos presionaban para que PPK cumpla con otorgar el perdón, vía gracia precidencial, acordado ya por debajo de la mesa como razón de Estado, al genocida Fujimori. Entonces desde el inicio el gobierno y la mayoría fujimorista se han movido en colusión y pugna, como siempre y en una contienda entre representantes de la gran burguesía y sus sirvientes oportunistas. El genocida Fujimori siempre operó en las sombras presionando a través de la mayoría parlamentaria de FP para que se otorgue ya el indulto, ya sea a través de la Keiko o de Kenyi Fujimori. Desde el comienzo PPK se propuso mejorar su situación parlamentaria usando el mismo indulto o gracia presidencial para dividir a los Fujimori. Lo que aceleró la pugna entre estos fue el estallido del escándalo de Oldebrecht, donde todos ellos tanto de Ejecutivo como del parlamento, de gobierno y oposición, de ambas facciones y de sus sirvientes oportunistas estan embarrados y para salir bien librados de este embarre necesitan el control absolutista del Estado y su aparato burocrático.

La Fujimori quiere la impunidad al respecto, PPK quería también esto mismo, tanto como García, etc. Ver declaraciones del recien nombrado presidente del Consejo Nacional de la Magistratura que luego de su juramentación les ofreció a viva voz que iba a presionar a jueces y fiscales, en su proceso de ratificación, para que no empleen la prisión preventiva contra ellos. Está en video.

¿Qué podía hacer PPK en estas circunstancias? El tenia que cumplir con su tarea reaccionaria de otorgar el perdón a los genocidas civiles y militares comenzando por Fujimori. Pero desde el comienzo había decidido usar esta situación para mejorar sus cartas parlamentarias. Pero ahora la situación apremiaba y la Fujimori contaba con el control de la comisión parlamentaria de investigación del escándalo Oldebrech, presidida por la parlamentaria de FP Bartra. 

¿Qué decidió PPK? ¿Qué usar? Decide usar la situación creada por la discrepancia de intereses de los Fujimori al respecto, una quería también el indulto pero supeditada a las conveniencias de sus expectativas de ser la futura presidenta y el otro quería a toda costa llevarse los miserables laureles de haber sido el que negociaba exitosamente el indulto. Así PKK partió a la mayoría parlamentaria y cambio su permanencia como presidente ante la amenaza de vacarlo mediante un impachement impulsado por FP, en diciembre por el indulto al genocida Fujimori.

En diciembre, los parlamentario de FP seguidores del hijo de Fujimori (10), junto con los del PPK, los oportunistas del Frente Amplio del cura Arana y del "Viejo Perú" de la Mendoza (que pretende usurpar el nombre de Nuevo Perú), etc. votaron a favor de la permanencia de PPK y los parlamentario seguidores de la hija de Fujimori, etc. votaron a favor del impachament contra el yanki PPK . Después de unos cuantos días salió el genocida Fujimori de su fortaleza donde dicen que estaba recluido. Así parece que todos declamaron: “La demanda acabará en risas y tu te irás libre de cargos”, Horacio. 

Se armó gran escándalo mundial, que le ha quitado todo viso de legitimidad a las instituciones del viejo Estado como Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Fuerzas Armadas, etc. Violaron todas sus propias normas al respecto y los más elementales criterios de sentido común. Indulto preparado por la reacción peruana y el imperialismo yanqui desde que el genocida va a Chile y se produce el pedido de extradición, hasta la acusación fiscal, el juicio y la sentencia. Gran estafa porque no fue condenado por delito de “lesa humanidad” como se propagandizo sino sólo por delito común. Ver declaraciones de Rodríguez Presidente del Poder Judicial. Pero, la Fujimori, también desde no se sabe cuanto tiempo antes, ya había conseguido partir al propio Ejecutivo y atraerse a su lado al primer vice-presidente Vizcarra, en secreto, para reemplazar a PPK.

Desde comienzos de año se comienza a cocinar un nuevo impachement para vacar al yanqui PPK por parte de FP, partido representante de la compradora, y los oportunistas de “Viejo Perú” de la Mendoza y otros representantes de la facción burocrática. Esto sigue su proceso en medio de escándalos y denuncias de todo tipo por ambos lados. Hasta que el día de hoy jueves 22 de marzo se debería llevar a cabo la votación de vacancia. En víspera de ello estalló el escándalo de lo videos de intento de compra de parlamentarios de FP por parte de enviados del yanqui PPK. Ante esta evidencia no le quedaba al yanqui PPK más que renunciar; hoy se estará viendo en el chiquero de chanchos llamado parlamento, si se acepta o e rechaza la renuncia o si se prosigue con el proceso de vacancia por incapacidad moral permanente. Ojo con esto último! Allí esta la puerta de escape. No es por corrupción como debería ser, sino por algo subjetivo, es decir porque el yanqui PPK "no tiene conciencia de lo que ha hecho" al haber aceptado enriquecerse con el negociado con la empresa del capitalismo burocrático de Brasil, la Oldebrecht. Así se prepara terreno para llegado el momento establecer por “el camino constitucional” el pacto de punto fijo como ya lo han llamado, es decir el perdón para todos.

Parecen repetir al poeta latino Horacio: “La demanda acabará en risas y tu te irás libre de cargos”.

Así se esta expresando la mayor profundización de la crisis del viejo Estado y nuevamente la propuesta de reaccionarios, oportunistas, revisionistas y dentro de ellos de la LOD revisionista y capitulacionista, hoy Modavef, etc, y la llamada LOI oportunistas de derecha con careta de "izquierda", es la llamada salida constitucional, la sucesión “ordenada”, la transición y nuevas elecciones y tal vez una “nueva constituyente”. Ya todos se creen ser los llamados a suceder al yanqui genocida. Por lo pronto asumirá el vicepresidente Vizcarra.

Vizcarra es hombre del Banco Mundial (BM), su peón, salió del ministerio de Transporte por el asunto del aeropuerto de Chincheros en Cusco, donde estaba porque el estado inyecto dinero en beneficio de la gestora privada; es decir, por eso de la asociación pública privada que impulsa el imperialismo a través del BM esto es la asociación entre el capital financiero imerialista, el capital de la gran burguesía intermediaria o compradora y el capital del Estado. Tal como se vio en la G 20 de Hamburgo, así continuan aplicando el neoliberalismo en el Perú y en el mundo.

Lo que corresponde al proletariado y al pueblo es rechazar la llamada salida constitucional y el llamado a unirse al carro de la reacción y el oportunismo a través de nuevas elecciones que será para más de lo mismo, lo que tiene que hacerse es impulsar más sus luchas para servir a culminar la reorganización general del PCP y desarrollar más la guerra popular con la mayor incorporación de las masas a la misma en esto momento de mayor desarrollo de la situación revolucionaria.

¡Elecciones, no! ¡Guerra popular, sí!


VER ABAJO LO QUE OPINAN LOS ANALISTAS POLÍTICOS REACCIONARIOS AL RESPECTO:
DIARIO EL COMERCIO 22 DE MARZO DE 2018

El panorama político tras la renuncia de PPK

Especialistas analizan el impacto y los escenarios que empiezan a delinearse ante la salida de PPK. Coinciden en que el rol de la bancada oficialista será clave


PPK

Analistas hacen sus proyecciones tras la renuncia de PPK. (Foto: El Comercio)
1. ¿Quién gana y quién pierde con la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski?
En las sumas y restas, el bloque de Keiko Fujimori sale ganando. Se vuelve a fortalecer porque la principal víctima de este reacomodo va a ser la facción de Kenji Fujimori, que buscaba retar a Fuerza Popular. Keiko Fujimori ha equilibrado fuerzas. Quienes pierden son Pedro Pablo Kuczynski, su entorno, Peruanos por el Kambio y, sobre todo, esta suerte de argolla tecnócrata. Es el momento de mayor desprestigio de la tecnocracia cuando, antes, era siempre asociada a aspectos positivos.
Carlos Meléndez - Politólogo
Quien gana, aunque solo en el corto plazo, es Keiko Fujimori. Gana en la disputa de poder con su hermano Kenji, pero en el largo plazo, por lo sucedido en los últimos meses de esta crisis política, queda como una lideresa sin respeto a las instituciones y poco democrática. El que ya aceptó que perdió, aunque no en buenos términos, es Pedro Pablo Kuczynski y lo que queda de Peruanos por el Kambio. De la misma forma, Kenji Fujimori queda muy debilitado en su pugna con Fuerza Popular.
Paula Muñoz - Profesora de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad del Pacífico
En general, el país y toda la élite política pierden con esta situación. Que hayamos llegado a esto, cuando al inicio del gobierno nada permitía presagiar un final así, responde a una mezcla de responsabilidades de diferentes sectores. Incluso el fujimorismo sale golpeado porque se ha dividido. Kenji Fujimori dejó la bancada y sigue contando con el apoyo de su padre. En este momento está en segundo plano, pero en el largo plazo esta lucha de poderes también afectará a Fuerza Popular.
Martín Tanaka - Politólogo
2.  ¿La dimisión del jefe del Estado soluciona la crisis que ya atravesaba el país o la profundiza?
La crisis política en el Perú es una crisis profunda. En esta, la renuncia de Kuczynski representa un espejismo, una especie de tregua. Él ya no será un elemento que defina si se profundiza o no la crisis, pero lo que queda es un Poder Legislativo golpeado, en su más bajo nivel de popularidad, y una opinión pública desafecta. Hay gente contenta porque “se recupera gobernabilidad”, pero los problemas siguen ahí. Lo que siga será resultado de una carambola.
Carlos Meléndez – Politólogo
Si el presidente se negaba a renunciar, se hubiesen crispado más los ánimos. Esta es una salida, una oportunidad ante la crisis. Pero la solución a mediano plazo no dependerá mucho del liderazgo o convocatoria de Martín Vizcarra, sino de su capacidad para marcar un gobierno con imagen propia. Alejarse del estilo de gobierno y de la agenda de su predecesor. Es una oportunidad que veremos si fue aprovechada recién con las primeras acciones de Vizcarra para formar su Gabinete.
Paula Muñoz - Profesora de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad del Pacífico
Hemos llegado al fondo de esta crisis política. La gran diferencia con otros momentos similares es que el pésimo manejo político de Pedro Pablo Kuczynski finalmente lo llevó a enemistarse con todo el mundo. Su renuncia no es más que la constatación de una enorme soledad. No le quedaba otra salida. Eso sí: todos los problemas de debilidad institucional, del conflicto Ejecutivo-Congreso y el aislamiento del gobierno continúan ahí. Estamos en la misma situación de vulnerabilidad.
Martín Tanaka – Politólogo
3. ¿Martín Vizcarra asumirá la presidencia en un escenario en el cual podría gobernar?
Martín Vizcarra va a ser un presidente incluso más débil que PPK. No tiene un entorno social ni político de referencia. Entonces, lo que le queda es convertir esa deficiencia en una virtud; ganarse todos los días la legitimidad para llegar al 2021. Debe empezar retomando lo mejor de este gobierno: el fortalecimiento de la relación con los gobiernos regionales. Como provinciano, puede convertirlo en su símbolo de gobernabilidad. Ese puede ser su pilar. Tiene que construir su nueva marca.
Carlos Meléndez – Politólogo
Las posibilidades que tendrá Martín Vizcarra para gobernar son inciertas. Por ejemplo, la relación con el Congreso ya no solo dependerá del gobierno sino también de cómo se reacomoden las fuerzas en el Parlamento. A Fuerza Popular no le conviene seguir presentándose como una fuerza obstruccionista. En ese sentido, será clave la elección del nuevo primer ministro. Una figura que no genere rechazo en ningún sector y que pueda convocar a diferentes personalidades.
Paula Muñoz - Profesora de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad del Pacífico
Martín Vizcarra tiene que aprender la lección que le deja la caída del presidente Kuczynski. Necesita construir una base lo suficientemente estable de respaldo para poder gobernar. Cometería un error si cree que no chocar con nadie es la forma de completar el período presidencial hasta el 2021. El caso de Valentín Paniagua, quien llegó al poder con una extrema debilidad y se hizo fuerte al entender cuál debía ser su agenda, es un buen ejemplo en el cual puede mirarse.
Martín Tanaka – Politólogo
4. ¿Qué rol jugará la todavía bancada oficialista en el gobierno del nuevo mandatario?
El nuevo gobierno necesitará ser uno plural. La única forma de tener mayor oxígeno político es esa. Y para tener un Gabinete potente necesitará gente de izquierda o de derecha, pero también a quienes apoyaron a Pedro Pablo Kuczynski. Lo peor que puede hacer Vizcarra es convertir al oficialismo en su oposición. Debería rescatar lo bueno de este gobierno porque, finalmente, también es parte de él. Lo incierto es cuánta ascendencia podrá tener el nuevo presidente frente a los miembros de la bancada oficialista.
Carlos Meléndez – Politólogo
La bancada oficialista va a tener un rol disminuido, marginal, pero a la vez será la pieza clave sobre la cual debería construirse la coalición de fuerzas. A Martín Vizcarra no le conviene pelearse con sus congresistas. Puede separarse de su estilo, más aun ante la victimización ensayada por el oficialismo sobre los videos de compra de votos, pero no puede atacarlos. Este es un nuevo gobierno. Su futuro va a depender mucho de la capacidad de liderazgo y muñeca política tanto de Vizcarra como de su círculo de confianza.
Paula Muñoz - Profesora de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad del Pacífico
Dentro de la política de alianzas en la que deberá pensar, el punto de partida debe ser su grupo de viejos compañeros. Aunque deberá ir mucho más allá. Este no le alcanzó a Kuczynski y mucho menos le va a alcanzar a Vizcarra. Tendrá que apelar a personalidades de mucho peso e identificadas con la agenda de cambios que sale de esta coyuntura. La profundidad y la gravedad de la situación, paradójicamente, le pueden dar cierto aire. Nadie quiere aparecer tumbándose a un presidente que recién asume.
Martín Tanaka – Politólogo