Freitag, 15. Juni 2018

MPP (CR): ACERCA DE LA SITUACIÓN POLÍTICA DEL PAÍS


¡Proletarios de todos los países, uníos!


ACERCA DE LA SITUACIÓN POLÍTICA  DEL PAÍS

¡Elecciones, No! ¡Guerra Popular, sí!

No podemos marchar bajo consignas y banderas contrarias a la clase y el pueblo como la que pretende solucionar la actual crisis política del régimen fascita, genocida y vendepatria encabezado por el peón del imperialismo yanqui Vizcarra,: movilizándose bajo la consigna: ¡Que se vayan todos!, detrás de la cual se ofrece como “solución”  para el recambio de autoridades el "golpe" o el "autogolpe" para cerrar el Congreso y convocar a nuevas elecciones parlamentarias o generales.

La sociedad peruana semifeudal y semicolonial donde se desenvuelve un capitalismo burocrático sujeto al imperialismo principalmente yanqui se debate en su crisis general y última. Lo que corresponde es barrerla junto con el viejo Estado que la representa y defiende, proceso de barrimiento que ha comenzado con el inicio de la guerra popular el 17 de mayo de 1980.

Pese a la actual situación del recodo y la inflexión de la guerra popular, el barrimiento parte por parte de la vieja sociedad de explotación y opresión y del viejo Estado terrateniente-burocrático al servicio del imperialismo continua su camino invencible y cobrará nuevo impulso con la culminación de la tarea aún pendiente de la Reorganización General del PCP.

El proletariado y el pueblo de nuestro país clama por la dirección del partido, del heroico combatiente, para desarrollar sus luchas contra la mayor explotación y opresión  por las tres montañas (el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático) y su mayor incorporación a la guerra popular para llevar adelante la revolución democrática hasta su culminación y luego pasar ininterrumpidamente a desarrollar la revolución socialista.

La actual situación política en nuestro país esta expresando un mayor desarrollo de la situación revolucionaria en desarrollo desigual con una mayor agudización de la crisis del viejo Estado y del régimen fascista, genocida y vendepatria encabezado ahora por el peón yanqui Vizcarra, con agudización de las contradicciones entre las facciones y grupos de la gran burguesía, por un lado, y un desarrollo de la lucha de las masas contra este sistema de explotación y opresión y las medidas del gobierno que descarga sobre sus espaldas escuálidas las consecuencias de la mayor crisis económica y la mayor venta del país al imperialismo, mayores recortes de derechos y más represión, por el lado del pueblo.

El actual régimen fascista, genocida y vendepatria establecido después del llamado “autogolpe de Fujimori” (abril de 1992) muestra su fracaso en el cumplimiento de sus tres tareas reaccionaria: de reimpulsar el capitalismo burocrático, reestructurar el viejo Estado y aniquilar la guerra popular.

Este régimen se ha mantenido pasando por diversas crisis con cambios de gobiernos como el del mismo genocida Fujimori hasta el golpe palaciego de Vizcarra contra su patrón, el yanqui Kuczynski, en abril último. Se mantiene tambaleante pese a todas sus crisis, a través de los cambios de Presidente, basado en dos pilares, que también son los pilares del sistema de dictadura del Estado terrateniente-burocrático, esto son: la burocracia estatal y las Fuerzas Armadas, policiales y auxiliares.

La particularidad de este régimen es que la burocracia estatal garantiza su continuidad, conformada por “técnocratas”, es decir políticos reaccionarios cuyo orígen viene de ser funcionarios -fuera de la llamada carrera pública y tampoco son electos - provenientes de la actividad privada (monopolios nacionales o extranjeros), formados por el imperialismo yanqui en sus universidades y organismos internacionales como el BM, FMI, AID, BID, etc., algunos han tenido algúna relación con uno u otro partido reaccionario, pero esto es irrelevante y muchos de ellos han servido desde Fujimori hasta el actual. Estos funcionarios “tecncratas”-como suelen llamarse- son los vice-ministros y secretarios generales de los ministerios y otros organismos, todos ellos son siervos del “neoliberalismo” y de la “globalización”. Para muestra el nuevo o flamante ministro de Economía y Finanzas (MEF), Carlos Oliva cuyo curriculum aparece en los diarios peruanos y quien declaró en entrevista a El Comercio (15.06.18):

Pegunta de El C: "Con su llegada, ¿hay un cambio de forma o de fondo en la gestión del MEF?
Respuesta del nuevo ministro:De forma, seguramente que sí. Tengo experiencia en este ministerio y la voy a usar para hacer las cosas como creo que se deben hacer. Para poder comparar tendría que saber cuál fue el destino del ministro anterior, pero no puedo saber cómo se relacionaba con el gabinete. Supondría que hay diferencias, como con cualquier otra persona. Respecto al fondo, en el MEF en los últimos 25 años ha habido una política institucional con una dirección muy clara, y es la que voy a mantener. De ahí a que haya matices, es lo normal".

Pregunta de El C: "Hay percepciones de que el MEF ha perdido su rol de súper ministerio. ¿Cómo revertir esto?
Respuesta del ministro: Eso cae por su propio peso. Con el estilo y conocimiento que tengo del ministerio, creo que el MEF no ha dejado de ser fuerte, pero hay percepciones. A veces hay grupos que se tratan de aprovechar de esa percepción y lo que espero demostrar con mi trabajo es que esa percepción es errada, que el MEF sigue siendo un ministerio con las cosas muy claras. Esa fortaleza tampoco significa que es un MEF que no conversa y traba las cosas, va a ser un MEF fuerte porque sus posiciones van a ser siempre bien refrendadas y sustentadas; pero al mismo tiempo se trata de escuchar las distintas opciones en todo ámbito".

En cuanto al parlamento, está caracterizado por su debilidad resultante del régimen establecido por la “constitución del 93” y por la bancarrota de los partidos políticos reaccionarios y del oportunismo.

Ninguna ley importante, en los cerca de 26 años que van de este régimen, ha pasado por los congresistas, estos son cada vez más irrelevantes. En los diferentes períodos legislativos no se han aprobado leyes sustantivas, las que son aprobadas por el Ejecutivo a través de diferentes mecanismos. Dice, al respecto, un estudio: “El porcentaje de congresistas que son reelegidos disminuye cada año, creando un Congreso de políticos aficionados. Entre el 2006 y el 2011 (es decir hasta la anterior legislatura, que terminó el 2016, nota nuestra) solo el 12 por ciento de los titulares fueron reelegidos. Del 32 por ciento de escaños en el Congreso, que la coalición de Humala ganó en 2011, más del 70 por ciento fueron rellenado por legisladores elegidos por primera vez. En tales circunstancias, el ejecutivo, especialmente su ministerio principal, el MEF, se ha convertido cada vez más en el motor legislativo del país. Otras fuerzas políticas en Perú sufren una precariedad similar. El venerable APRA, a pesar de su tradición y control de la presidencia entre 2006 y
2011, tiene solo 4 de 130 congresistas”.

Eso fue hasta la legislatura pasada, en la presente legislatura, las cosas empeoraron y el “partido” que obtuvo la mayoría parlamentaria por encima del 70 por ciento de los representantes, solamente el 10 por ciento de estos eran “militantes” o mejor dicho estaban inscritos en los padrones partidarios de FP, la mayoría pues proviene de agrupaciones de gamonalillos locales, como los representantes de Puno muy conocidos por los escándalos que han provocado.

Bancarrota del parlamento, bancarrota de los partidos  que se ve con mayor claridad en que los diferentes gabinetes ministeriales han sido ocupados por ministros que vienen de los partidos (27 por ciento en el de Toledo, 24 por ciento bajo García hasta llegar a un sólo ministro en el tercer gabinete de Humala, Ana Jara) el resto fuerón empresarios o “técnicos”. Los llamados ministros no políticos son la mayoría. En el de PKK y en el actual la tendencia a continuado en cuanto a los ministros designados y su orígen está en las instituciones del imperialismo. Es una torpeza decir “ministro técnico”, porque los ministros ejercen cargo político, son políticos, pero esa denominación sirve bien para ilustrar el carácter fascista del régimen inagurado con el "autogolpe" del 5 de abril de 1992.

 Sumar a lo anterior, que algunos de los altos representantes del Estado son provenientes de los organismos corporativos, que se han continuado montando en todo este período y se verá que no estamos ante un “régimen de partidos” “sostén de la democracia”, caso del Consejo Nacional de la Magistratura, Organismos Educativos, Jurado Nacional de Elecciones, y su incidencia en la conformación del llamado Poder Judicial y Ministerio Público. Así se podrá explicar como un partiducho revisionista como patria rota (PR) puede tener una presencia en los mismos y manejarlos en connivencia con el Apra y el Fujimorismo para el negociado en el  reparto de los nombramientos de magistrados.

Ni que hablar de las regiones y de las municipalidades a todo nivel. Agregar a esto los llamados programas de asistencia social que le dan base a este corporativismo y régimen clientelar del cual salen los “clubes electorales”, porque no se pueden llamar partidos, que son los que nombran las listas de candidatos para las diferentes elecciones. Pero el régimen para presentarse como “legítimo”, para buscar “legitimidad” para su guerra contrarrevolucionaria de “Baja Intensidad” dirigida por el imperialismo yanqui, necesita las elecciones para el recambio de autoridades. Más aún ahora, para tratar de legitimar a su nuevo cabeza, el peón del BM y la Sourthen yanqui, pero el rechazo de las masas contra él avanza a tambor batiente.

De esa precariedad política de los partidos, desde ese ambiente político caracterizado por la decadencia, propia del hundimiento del sistema, ahondado por la institucionalidad política generada por el régimen fascista se mueve la arena electoral, ahora para las elecciones regionales y municipales. Además de todo lo que siempre hemos sotenido, además por todo lo que solo hemos reseñado, las elecciones son  una farsa macabra contra el pueblo. Por eso cabe llamar a boicotear las elecciones para recambio de autoridades, en este caso regional y local bajo nuestra consigna ¡Elecciones, No! ¡Guerra Popular, sí!

 Pero volvamos al actual gobierno de PKK y luego su continuación Vizcarra. La situación que se presentó en las elecciones de 2016, es que como consecuencia de las crisis del viejo Estado y del propio régimen, el nuevo gobierno que fue designado (cambio de caballos en el Ejecutivo) no tenía una mayoría parlamentaria propia.

Al yanqui Kucsynski (PPK) se le presentó de acuerdo a la “constitución” fascista de 1993, constitución que centraliza el Poder en el Ejecutivo y donde el parlamento “sólo sirve para perfumar los pedos del presidente”, la posibilidad de gobernar sin tener en cuenta a la mayoría parlamentaria, que es de la candidata que no fue designada para la presidencia, esto es Keiko Fujimori de Fuerza Popular (FP, partido fujimorista), pero el yanqui PPK prefirió la convivencia con Fuerza Popular (el partido  encabezado por Keiko Fujimori, la hija del genocida y patriarca de esa agrupación) dado que gobierno tenía una tarea reaccionaria específica, que era la de otorgar el “perdón” a los genocidas civiles y militares por los crímenes cometidos en la guerra contrarrevolucioaria ( comenzando por el fascista, genocida y vendepatria Fujimori vía gracia presidencia). Es decir declarar formalmente la impunidad para estos.

 Además, porque él (PPK) tenía “yaya”, es decir tenía que negociar el indulto con FP y los Fujimori a cambio de la propia impunidad, pues PPK estaba comprometido en serios escándalos de corrupción desde que fue Primer Ministro y ministro de Economía del corrupto “yanqui con chuyo” (Toledo) hasta la misma financiación de sus dos campañs electorales. El yanqui PKK salió designado como representante de un frente de fuerzas reaccionarias y oportunistas que se agrupaban bajo el “antifujimorismo” o el “no a Keiko” en la segunda vuelta. Recordar las grandes manifestaciones convocadas por el colectivo  “No a Keiko” después de la primera vuelta el 2016. 

Como todos sabemos la colusión y pugna se desarrollo entre FP y PPK y de la cual ambos salieron partidos, PPK otorgó el indulto al genocida Fujimori en cumplimiento del acuerdo con parte de FP, con Kenyi Fujimori y su grupillo, quienes lo apoyaron contra la moción de censura interpuesta por su propio partido contra PPK. FP planteo la censura conspirando con el propio vicepresidente de PPK, el peón del Banco Mundial y de la Southen Co Co, la gran minera yanqui que tiene su principal centro de explotación de minerales en la Región Moquegua, de donde fue presidente regional este sujeto miserable. Es con la venta del país, con la venta de la riqueza de las minas al imperialismo yanqui via esta empresa monopolista yanqui, que Vizcarra solventó su gobierno regional, con la venta del país, pero como dicen los ayayeros de siempre “no importa hizo obra”. Entonces debe su carrera política a la vicepresidencia y por tanto a la presidencia a este hecho.

Con ello la Keiko y FP no sólo tienen el control del parlamento, que es poca cosa como hemos visto, sino a través del “golpe palaciego” tienen también su hombre encabezando el Ejecutivo.

Todo esto a atizado las contradicciones de los de arriba, entre las facciones de la gran burguesia y sus grupos, la compradora representada por los diversos agrupamientos de los oportunistas y sectores remanentes del PN de Humala y otros grupos y partiducho de la misma facción compradora como Acción Popular, etc. vienen reclamando el cierre del parlamento bajo los gritos de que se vayan todos. Movadef también está en la colada y llama a luchar por una nueva constitución. Todos ellos tratando de manipular a su favor el descontento creciente de las masas y el odio contra sus opresores para uncirlos al carro electoral a la vez que despliegan su propaganda fascista contra “los políticos” y contra “el parlamento” haciendo recordar a lo que decía Fujimori antes del “autogolpe” de 1992.

Esa es la coyuntura política que va de ahora a después del 2021 (cuando se cumplen doscientos años de la declaración de independencia de España), todo se les junta, agregar las elecciones a las regiones y las municipalidades el próximo octubre, que devienen cruciales para el régimen y su cabeza, para tratar de “legitimarse” pues no ha sido bendecido como presidente por los votos.

Ya vemos como esta la arena electoral como una olla de grillos en cada partido o “club electoral” a nivel regional y local, mutuas acusaciones de corrupción, procesos penales de unos y otros, cuestionamientos a las designaciones internas. Bueno, así ha sido y así será, aún peor.

 Estas elecciones en marcha son parte de la presente conyuntura signada por la crisis del viejo Estado y el descontento y protesta creciente de las masas contra él.

Pero además están a la vista las proximas elecciones presideciales y la suerte de este parlamento. Aquí la cuestión se presenta más complicada al interior de la reacción, del viejo Estado terrateniente burocrático, esto determina una coyuntura difícil y llena de peligros para la reacción y por lo tanto inmejorables condiciones para la revolución, para avanzar en la Reorganización General del Partido Comunista del Perú (PCP) impulsando la lucha de las masas en el campo por la tierra y en las ciudades por sus reinvidicaciones económicas y derechos para incorporarlas a la guerra popular.

Clave es vivir con ellas, trabajar con ellas y luchar con ellas para ganarlas y no dejar uncirlas al carro de la reacción, no dejar manipular a las masas para ponerlas tras una de las dos fracciones en pugna o de los diferentes grupos o intereses en que estas se dividen. Por eso es necesario estar claros en el carácter de clase del movimiento que se presenta bajo el eslogan: "Que se vayan todos los corruptos".

Vamos al grano. Este “movimiento” surgió después de la primera vuelta de las elecciones de 2016 para apoyar al yanqui PKK contra la Keiko. Luego se reimpulsó cuando la mayoría de FP (de la Keiko) planteó en el parlamento el baloteo del yanqui PKK.  Recordemos, diversos colectivos, como “No a Keiko” y “Contra el golpe y la corrupción” unieron fuerzas para manifestarse el miércoles 20 de diciembre contra los casos de corrupción en el país. “Que se vayan todos los corruptos”, es el nombre de la movilización. Allí había una serie de intereses contrapuesto o encontrados que concurrian, los del propio PKK para permanecer en la presidencia, los de Alán García para que se adelanten elecciones no solo para el Congreso sino también presidenciales, los de los revisionistas, etc.

Hoy el peón yanqui Martín Vizcarra es el presidente hasta las elecciones del 2021 sino pasa otra cosa. El gobierna junto con FP (Keiko) y APP, quienes no están interesados por nuevas elecciones, desean la continuidad. Dicen es lo que más conviene a la gobernabilidad. Pero hay intereses del peón yanqui por fortalecer su posición ante su socio/a accidental, entonces le conviene estas movilizaciones para presionar a su favor en la colusión y pugna reaccionaria que les corroe. Gente de este peón yanqui y otros por cuenta propia en las diversas instancias del Estado y fuera de él también juegan la carta del cierre del Congreso, que siempre será una posibilidad (“constitucional” además). Esta corriente quiere crear un movimiento político teniendo como cabeza a este individuo miserable, ofreciendose al “nuevo plan” yanqui y de las Fuerzas Armadas genocidas de gobierno de 20 años. Revisionistas y oportunistas de siempre también han mostrado su corazoncito por este sirviente de los yanquis. Son muchos intereses reaccionarios encontrados en juego lo que agrava la coyuntura actual para la propia reacción.

Los organizadores de la primera marcha “han resaltado cuáles son los 4 ejes en los que se basa la movilización :

    “Frente a la corrupción generalizada que implica a los cuatro últimos presidentes democráticamente electos, incluyendo al actual presidente Pedro Pablo Kuczynski así como a la ex-candidata Keiko Fujimori”.

    “Frente a la solicitud de vacancia que enfrenta el presidente Pedro Pablo Kuczynski”.

    “Frente a la amenaza autoritaria y golpista del fujimorismo, que nos conduce hacia una democracia tutelada y la captura de todo el poder del Estado”.

    “La grave crisis política que vivimos es responsabilidad del conjunto de partidos políticos y gobernantes implicados en hechos de corrupción, que han usado y deslegitimado la democracia, empobreciendo al país y arrebatándonos derechos y posibilidades de vida justa y digna, por lo cual hacemos un llamado a los colectivos, organizaciones y movimientos sociales, así como a las fuerzas políticas democráticas y patrióticas a sumarnos en un frente ciudadano que nos permita recuperar el país y sus instituciones.”


Esto confirma lo que hemos dicho y la forma como se maneja desde las “redes sociales” que luego alcanzan amplia covertura en los medios de comunicación de los grandes monopolios de los medios lo que pone el asunto en la agenda del público, ver como se realizó la campaña electoral de Trump en EE.UU. Todo hace ver también la mano de los servicios de inteligencia y que actúan de acuerdo a plan. Cómo se resolvio en la fiscalia y juzgado lo de la quema del auto policial da más motivos de pensar.

Por todo ello, no estamos de acuerdo que algunos diciendo que están del lado del pueblo traten de jalar agua para el mismo molino de quienes promueven la campaña "Que se vayan todos", es decir jalar aguas tras el carro de quienes promueven los intereses de una u otra facción o grupo reaccionario cuando lo que corresponde a la clase y al pueblo es enarbolar la consigna de “¡Elecciones, No! ¡Guerra Popular, si! Con los cuatro pro y los cuatro contras.

Tampoco podemos servir a sembrar confusión enarbolando consignas justas contra el sistema de opresión y explotación y el gobierno que lo representa para luego, como de contrabando, meter las consignas de los que desde inicios del gobierno de PKK propugnan el “autogolpe” en un intento de solucionar la crisis política que padece el régimen establecido en la constitución de 1993.

Finalmente todos los hechos revelan la creciente reaccionarización del viejo Estado peruano; el régimen fascista, genocida y vendepartria hoy encabezado por el peón yanqui Vizcara con el apoyo de la Keiko (FP) y otros, cruje y se tambalea. Se comprueba más la fragilidad del viejo Estado peruano y de sus instituciones.  Marcha más hacia la centralización absoluta y en concreto absolutismo del Ejecutivo para traspasarlo a las Fuerzas Armadas fascistas y genocidas. Este es el régimen fascista al que algunos quieren ayudarle a sacar la papa caliente.

En cuanto a la situación de las masas, la contradicción masas-gobierno se va a agudizar más; muestra que las masas no olvidan lo aprendiendo de la guerra popular, potencian y elevan sus luchas y siguen desenvolviéndose dentro de la tendencia a mayor desarrollo de la situación revolucionaria, es decir magnificas condiciones para su incorporación a la guerra popular. Eje es cumplir la tarea de la Reorganización General del PCP.

¡ DEFENDER LA SALUD Y LA VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO CON GUERRA POPULAR!


Movimiento Popular Perú (Comité de Reorganización)

Junio de 2018