Freitag, 6. Juli 2018

A NOVA DEMOCRACIA BRASIL: Carta del lector sobre análisis de la huelga de los camioneros

Carta del lectorA- A A +

    
Año XVII, nº 212 - 1ª quincena de julio de 2018
El artículo de análisis de la huelga de los camioneros * en varios puntos contradice el Editorial. No es verdad que "expresivos sectores" de los camioneros apoyaron la intervención militar, eso es discurso del oportunismo. Una cosa es decir que la huelga fue un lock out, como hizo todo el oportunismo y el gobierno, otra es querer negar la existencia del lock out. Lo que al fin y al cabo fue lo principal es que los camioneros supieron usar el interés de los empresarios en parar el transporte para potenciar la huelga. Esto es tan evidente porque no se ha levantado ninguna reivindicación de los empleados de las empresas. ¿Por qué sera? En el caso de que se produzca un cambio en el precio de los R $ 2,50 para el diesel, muy lejos del resultado final, y el no cobro del peaje para el eje suspendido es algo casi que es insignificante dentro de la masa de peaje que pagan, pues los autónomos casi no ruedan sin carga, se quedan mofando aguardando las mismas). El acuerdo atendió esencialmente a los empresarios. La huelga terminó pues, con el acuerdo, los empresarios ordenaron a sus empleados girar, dividiendo las masas y, combinado con las amenazas represivas, creó una situación difícil para los autónomos. Los verdaderos liderazgos de los autónomos nunca participaron en ninguna negociación, sólo agitaban el rechazo del acuerdo hecho por los oportunistas y entidades empresariales. La gran cuestión de la huelga y en este sentido su victoria fue esencialmente política: gran aprendizaje de estas masas de cómo organizarse y cómo coordinarse, saben más que nunca que pueden parar el país. No sólo ganaron el apoyo de la población, más que esto: la huelga movilizó y politizó a las masas, principalmente las más pobres y las de las "clases medias" más bajas, además de la aceptación de la inmensa mayoría de la población, mayor que cualquier otro movimiento en las últimas décadas. El pueblo vio en la huelga, al paralizar el país y dejar el gobierno corriendo chasquidas, parte de su indignación y revuelta realizadas, él no sólo concordó, sino apoyó en opinión, cómo se organizó en el país entero en grupos para llevar comida, agua , abrieron sus casas para que los conductores se bañan, etc.
Márcio Silva, camionero retirado.
* Aparentemente, el autor se refiere a dos textos: Energía para luchar, del Igor Mendes, y Huelga de los camioneros y el modulo de carreteras del capitalismo burocrático, de D. Aroeira, publicados en la edición nº 211.