Mittwoch, 22. Februar 2017

EL ABSOLUTISMO PRESIDENCIALISTA EN LOS ESTADOS UNIDOS Y EL GOBIERNO DE TRUMP. LOS MONOPOLIOS MANEJAN SU "DEMOCRACIA"




En nuestro post del 10 de febrero pusimos: El Presidente Gonzalo dice que el Estado burgués se desarrolla en un proceso de reaccionarización, entonces eso es lo que hay que ver, ese proceso sigue campante, lo siguen impulsando.

Dice el Presidente Gonzalo, sobre cómo se da este proceso, el significado de las medidas que da el presidente o el Ejecutivo, como actualmente en el caso de los Estados Unidos, las medidas que está dictado el archireaccionario genocida presidente, el cabeza del imperialismo yanqui, Trump, como decretos presidenciales. Continuando lo que se incrementó enormemente por parte del genocida presidente Bush jr. y mucho más con el genocida presidente Obama. Absolutismo presidencialista con el cual se traspasó emnorme poder a las fuerzas armadas y servicios de inteligencias del imperialismo yanqui como la CIA, etc. Para entender este proceso de reaccionarización, el significado de esta acción del president yanqui y la forma particular que toma este proceso de reaccionarización del Estado burgués, en el caso del Estado imperialista yanqui, es decir de absolutismo presidencialista y no el del fascismo, es que hemos transcrito las citas del Presidente Gonzalo en el post del 10 de febrero de 2017, sobre el proceso de reacccinarización del Estado burgués. Hoy basados en esas citas, centramos en el proceso en los Estados Unidos con acento en el recambio de gobierno reaccionario.

Nos encontramos en el tercer momento de la revolución mundial y de la crisis general del imperialismo, en el momento de la ofensiva estratégica de la revolución mundial, que hemos entrado alrededor de los 80, en que serán barridos el imperialismo y la reacción  definitivamente de la fas de la tierra. En esta situación es que se está desarrollando actualmente la reaccionarización del Estado burgués en el mundo. 

En los Estados Unidos, la característica que se ve desde el gobierno de Reagen en los 80 hasta la actualidad, es como este proceso avanza con el mayor fortalecimiento del poder presidencial como eje del ejecutivo que permita a los representantes de los monopolios yanquis generados por el capital financiero manejar directamente el gobierno, obviamente apunta a restricción creciente del poder legislativo y a manejo directo del poder ejecutivo enrumbado a concentración absoluta de funciones; cuestiones que socavan la estructura estatal y correlación de poderes del Estado demoburgués tradicional. 

Muchos se escandalizaron en el mundo cuando en el gobierno de Bush los representanes directos de los monopolios yanquis ( de las "grandes corporaciones") entraron como vicepresidente, ministros y consejeros o asesores, porque a su vez eran representantes directos de los monopolies más poderosos. Esto se había producido antes pero en todo el presente siglo eso es más palpable. Los monopolios maneja directamente la `democracia'. Lenin, los monopolies le han robado la libertad a los ciudadanos en los países imperialistas. Como dice el Presidente Gonzalo esto, obviamente apunta a restricción creciente del poder legislative pero no de igual manera que el fascismo. 

Pero ninguno de los gobiernos que se han sucedido a la fecha a la cabeza de este Estado imperialista han planteado o plantean la corporativización basada en participación organizada gremial e institucionalmente. Ninguno de ellos desde Reagan al actual Trump, sino que nos saque Avakian una sóla cita lo ha hecho. Claro que en esos partidos y las organizaciones que apoyan a ambas mafias republicana o democráta hay organizaciones y elementos fascistas, pero no tienen la dirección política.

 Concentración del poder en el Ejecutivo, es decir en el Presidente, con traspaso creciente de poder a las fuerzas armadas y los servicios secretos. Unión personal entre el Estado imperialista y los monopolies donde representantes de los monopolies cumplen funciones estatales y representantes del gobierno y el legislativo pertenecen a los directories, etc. de los monopolies (capitalismo monopolista de estado, Lenin) y, particularmente, política económica para reimpulsar la economia imperialista basada en la militarización de la economía. Complejo industrial military que lo denuncio el intelectual Mill ya en 1956 y que a partir del gobierno de Bush tomó más cuerpo como lo veremos en los hechos que presentamos al final de este post. 

Hoy, el discurso de Trump para movilizar a la aristocracia obrera de “produce americano y consume americano”, su agistación chovinista de las necesidades y las amenazas de caer más abajo de este sector que es base social de la política imperialista, así como el incremento de la defense de los Estados Unidos y del aumento de los gastos de defensa de sus “socios” de la OTAN ( que fue acordado el 2014 por los miembros de la OTAN a exigencia del gobierno de Obama) y la guerra contra el “terrorismo”, apunta a militarizar la economía yanqui para tartar de salir de la decadencia en que se encuentra, para reimpulsar la economía. Así como sus otras medidas, pero fracasaran nuevamente y se hundirán más. La OTAN es el instrrumento militar de la hegemonía yanqui que puede actuar a nivel mundial. Por lo tanto los imperialistas yanquis no pueden estar contra la OTAN, más bien están por aplastar cualquier intento de crear una alianza pararalela fuerte por cualquiera de sus rivales y con el Brexit han debilitado "el proyecto europeo" también militarmente, hoy sólo puede basarse los imperialistas alemanes en Francia como potencia atómica.

Luego, pues, proceso de reaccionarización del Estado burgués, en medio de colusión y pugna entre las dos facciones burguesas reaccionarias en los Estado Unidos, la potencia imperialista hegemónica única, que usan cada vez más el chovinismo imperialista enarbolando la amenaza del “terrorismo islamista” para forzar al pueblo norteamericano a luchar por sus intereses imperialistas. Como tenía que ser esto es común a ambas facciones imperialistas al interior de los Estados Unidos.

 Pero, una aclaración a lo dicho en el parráfo anterior, la facción encabezada por la mafia del Partido Republicano – Bush jr, Trumps- moviliza para ello preferentemente al sector de la pequena burguesía yanqui (que los sociologos burgueses y revisionistas llaman capas medias), que Lenin denominó como a la aristocracia obrera y nos dijo que esa era la base social de la política buerguesa. Los republicanos y especialmente Trump, lo hace con un discurso basado en el concepto de raza-clase y bajo el slogan de “América primero” y la otra facción ecabezada por la mafia del Partido Democráta – Clinton, Obama y la H. Clinton- lo hace tratando de movilizar a la pequena burguesía yanqui, en general, con el discurso de la “identidad política” dirigido a una “coalición de segmentos demográficos mujeres, afroamericanos, jóvenes, homoxesuales y ambientalistas”. Lo que se viene expresando desde los 80. del siglo pasado. También los oportunistas y revisionistas como Avakian enarbolan el discurso de la "identidad" y han quitado el nombre de "obrero revolucionario" a su vocero y ahora se llama "revolución" así a secas. Avakian y el PCR acusaron a la Clinton de no movilizar a esta aristocracia obrera y dejarla a merced del “fascista” Trump (ver en la web revolución.rcp-usa, de las fechas anteriores a la votación). Ambos pese a la variación en el discurso han usado como cabeza de turco el peligro del “terrorismo islamista” y la “criminalidad de los latinos” o “hombres malos” de Trump, pues los necdesitan para movilizar esgrimiendo este peligro para la guerra contra el pueblo y para la guerra de agresión imperialista en el exterior.

 El poder del capital imperialista se ha incrementado inmensamente en este país y en el mundo, por lo tanto, la explotación y la opresión sobre la mayoría de la clase obrera y el pueblo norteamericao es cada día mayor. A la par, el Estado imperialista desarrolla la guerra interior contra el pueblo en el propio país imperialista y la guerra de agresión imperialista contra las naciones oprimidas en el exterior. La tendencia es por consiguiente que cresca la resistencia del proletariado y el pueblo en los Estados Unidos. Como se viene manifestando desde la rebelión de los Angéles hasta las ultimas acciones de resistencia armada que se han visto en ese país. Todo lo cual documenta la existencia de una situación revolucionaria en desarrollo desigual en las propias entranas de superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui.

Podemos resumir así la situación: Crisis general del imperialismo, de todos los imperialismos, vive el momento de su crisis general de su hundimiento y barrimiento de la fas de la tierra por la revolución mundial, que se hace mediante la guerra popular, parte por parte hasta devenir en la guerra popular mundial. 

El Imperialismo Yanqui, en lo económico, como nunca antes ha acumulado tanata riqueza producto de la explotación del proletariado y el pueblo estadounidense y del proletariado y los pueblos del mundo; la potencia hegemónica única es más monopolista, más parasitaria y más descompuesta o moribunda que sus rivales imperialistas (la crisis general del imperialismo es de todo el Sistema a nivel mundial, incluye a todos los países imperialistas y los paises de capitalism burocrático); pero el país yanqui se muere por tanta riqueza acumulada por el rentismo imperialista, la economía en el país decae y el proletariado y el pueblo de ese país ve redoblada la explotación y la opresión contra él. Dicen los propios economistas burgueses que allí se vuelve a las condiciones de explotación del siglo XIX.

Otros países pisan talones; el mayor peligro para el imperialismo yanqui en Eurasia proviene de Rusia por ser superpotencia atómica pero en grave crisis económica, etc., de la cual no sale, basado en la exportación de comodities (gas y petróleo) y dependiente del capital y la importaciones de bienes de alta tecnología de los otros países imeprialistas. Los imperialistas ingleses actúan conjuntamente con los yanquis contra la Unión Europea, es decir contra quien la encabeza, Alemania. Pore eso, decimos: hoy la amenaza más cercana en lo económico lo constituye Alemania que tiene la hegemonía en el cartel imperialista de la Unión Europea y que está por tanto en la capacidad económica y tecnológica de convertir eso en poder militar y altamente desarrollado, seguida de Japón y China (una economía grande pero más atrasada que las otras economías imperialistas, que la hace depender del capital de la superpotencia yanqui y las otras potencias y que por  eso mismo tiene dificultades de convertir su fuerza económica en poderío military, ver ultimo número de The Economist, artículo referente al portavioes chino).

 Mientras eso sucede en la base económica, en toda la superestructura se expresa esa crisis general o hundimiento, pero centremos en lo político que es la expresión concentrada de la economía (Lenin). Lo principal aquí es la reaccionarización del Estado y sus consecuencias. Pero veamos como perciben esta crisis los propios reaccionarios, al respecto un políticologo muy publicitado del imperialismo yanqui, el inefable reaccionario Francis Fukuyama (¿Decadencia o renovación de la política estadounidense? Qué significa la elección de 2016, Foreign Affairs Latinoamérica,  noviembre 2016) escribió: “Hace dos anos afirme que Estados Unidos sufría una decadencia política. El sistema constitucional de equilibrio de poderes, junto con la polarización partidista y la llegada de grupos de presión bien financiados, dio como resultado lo que llamé la “vetocracia”: una situación en que resulta más sencillo impedir que el gobierno actúe a que promueva el bie común. Las crisis presupuestarias recurrentes, el estancamiento de la burocracia y la falta de innovación en materia de políticas públicas fueron el sello distintivo del desastre de este sistema político. A primera vista, la elección presidencial de 2016 parece confirmar este análisis (…) El sistema político estadounidense ha sufrido una enorme decadencia que no se remediará, a menos que el enojo popular se articule con liderazgos prudentes y buenas políticas públicas”. Bueno, como se ve no tiene remedio, es un imposible histórico y político. 

 La elección del archireaccionario republicano Trump lo confirma. Trump es un productop de la mayor agudización de la crisis del imperiaismo en todos los planos especialmente en la suuperestructura. Reaccionarización creciente del Estado burgués. La “vetocracia” de que habla este reaccionario Fukuyama es otra forma como los monopolios manejan su “democracia”. Donde estos manejan directamente a los representantes y senadores, entre otros, y así pueden impedir cualquier ley que no les convenga a sus particulares intereses de monopolio contra otros monopolios, etc. Los propios reaccionarios y el mismo Trum se quejan de que hay una gran división politica y de la sociedasd estadounidense. Confesión de parte relevo de pruebas.

El sistema es monopolista en economía y, por tanto, es monopolista en política, es reacción y violencia en toda la línea. Es guerra en lo interno y en el exterior. En lo interior la lucha del proletariado y la masa más honda y profunda se irá expresado cada vez más beligerante y desbordando los límites de la legalidad a las que quiere constrenirla no solo el Estado burgués mediante todas sus medidas represivas y la propaganda contra “el terrorismo”, sino también sus sirvientes del oportunismo y el revisionismo que llaman a la defensa de la democracia burguesa como Avakian y su PCR, que llaman a movilizarse contra el gobierno de Trump para sustituirlo por otro gobierno de otro republicano o un democráta (digan lo que digan sus llamamientos y consignas no tienen otra consecuencia práctuica, sí alguna puede tener), cuando es precisamente con esta misma democracia burguesa, como forma de ejercicio de la dictadura burguesa en los Estados Unidos, que la burguesía imperialista oprime al proletariado y al pueblo estadounidense y a los pueblos del mundo (enemigo principal). Ninguno de los gobiernos hasta el de Obama y será también con este del archireaccionario genocida Trump,  no pueden contener la lucha de las masas y por tanto fracaso de la reacción en esta tarea.

 Y en la guerra de agresión imperialista, la superpotencia imperialista única cuyo poder militar puede sobrepasar el de todos sus rivale juntos, según propias palabras, marcha de fracaso en fracaso y se encuentra entrampada en el MOA, principalmente en Afganistan, Irak y Syria donde el movimiento de liberación nacional le propina derrota tras derrota pese a las carnicerias gigantescas ,por el bárbaro genocidio, y pese a los problemas por los que pasa la resistencia nacional por problemas de dirección ( tarea muy atrasada de la reconstitución o constitución del PC). 

A nivel del gobierno imperialista yanqui podemos resumirlo en lo que va del presente siglo así: fracaso del gobierno republicano de Bush jr en las tres tareas, que son necesidad del imperialismo yanqui, en lo económico, político y militar (aniquilar la resistencia interna  y aniquilar la revolución en el mundo), fracaso del gobierno de democráta Obama y nuevo recambio de gobierno reaccionario por el republicano Trump. Quien asume, en peores condiciones que los anteriores, llevar adelante estas tres tareas del imperialismo yanqui que son una necesidad del mismo para tratar de alargar su agonía dando manotazos como bestia herida de muerte.

Esa es la situación ha grandes rasgos que queremos resaltar.

HECHOS QUE MUESTRAN COMO SE DA EL ABSOLUTISMO PRESIDENCIALISTA EN LOS ESTADOS UNIDOS EN EL PRESENTE SIGLO
 
Ahora en este post queremos documentar, usando la información contenida en el artículo: LA LUCHA ANTITERRORISTA Y EL NUEVO SISTEMA DE SEGURIDAD INTERNACIONAL TRAS EL 11 DE SEPTIEMBRE: ¿UNA CONSECUENCIA LÓGICA? Aleksandro Palomo Garrido , en Foro Internacional 226, LVI, 2016 (4), 941-976, lo señalado en la cita del PG sobre el incremento del poder del Ejecutivo (absolutismo presidencialista) en detrimento de los demás poderes y por lo tanto de sus libertades y derechos democrático burgueses, para traspasarlo a los militares y sus servicios secretos (absolutismo presidencialista), para lo cual citamos los parráfos que consideramos apropiados para este fin: 

-          “Si bien normalmente se identifica a la fecha del 11 de septiembre en 2001 como la fecha de inicio de la lucha antiterrorista, la verdad es que algunos gobiernos del centro del sistema comenzaron a aplicar estas medidas un poco antes de esa fecha. La ley antiterrorista británica6, una legislación represiva sin precedentes, se aprobó en el año 2000 y conoció desarrollos similares en otros Estados europeos. En Estados Unidos, ya en 1997, buena parte de los integrantes del futuro gobierno de G. W. Bush habían publicado un documento titulado “Proyecto para el nuevo siglo estadounidense”. En este documento se instaba al gobierno a asegurar un nuevo periodo de hegemonía para Estados Unidos en el siglo xxi mediante una reorganización estratégica en la que la lucha contra el terrorismo era un eje fundamental. Los posteriores sucesos del 11-S facilitaron al gobierno de Bush la aplicación de dicha doctrina”.

-          “En el interior de Estados Unidos se implementaron numerosas medidas de seguridad y leyes que enfatizaban la seguridad, aunque fuera en detrimento de las libertades civiles. La principal de estas leyes, la ley “Patriot” (2001), violaba cinco de las diez enmiendas de la Constitución: la libertad de expresión y reunión, la protección frente a registro y detenciones arbitrarias, el respeto de las garantías legales, el derecho a juicio público y la protección frente a castigos crueles e inusuales. Además, la definición que establecía de actividades terroristas era suficientemente ambigua y amplia como para catalogar de terrorismo a casi cualquier actividad criminal”. Vigente durante el gobierno de Obama con algunos cambios menores y fue reformada en junio de 2015 por la„USA Freedom Act“ (nota nuestra).

-          “En virtud de la seguridad nacional, se autorizaron las deten­ciones indefinidas contra los “sospechosos” de actividades que pu­dieran poner en riesgo dicha seguridad. Además, se aprobaron decretos en los que se establecían tribunales militares para juzgar a extranjeros sin posibilidad de que éstos pudieran recurrir su sen­tencia ante la justicia civil. También se expandieron los poderes de vigilancia del gobierno reduciendo los criterios mínimos exigibles para su autorización y limitando la competencia de los tribunales a la hora de autorizar el espionaje. La ley “Homeland Security” (2002) permitía al Departamento de Seguridad Nacional recabar todo tipo de información sobre los ciudadanos, incluso accediendo a los correos electrónicos personales. Todas estas nuevas leyes fue­ron aprobadas sin apenas debate público, ni siquiera en el Congre­so. A pesar de que recortaban los derechos cívicos se aprobaron por aclamación y al calor del ferviente del patriotismo que reclama­ba una situación de amenaza nacional.

-          “(...)La estrategia de la lucha antiterrorista, además, incluyó opera­ciones encubiertas de “guerra sucia” contra el enemigo, ya fuera en el propio territorio o en territorio ajeno.17 Las actividades de la guerra sucia estaban dirigidas por los servicios secretos, que se fortalecieron con mayores efectivos y recursos con el objetivo de garantizar mayor protección al Estado. Además, se los dotó de ma­yor libertad de acción con el respaldo de las nuevas leyes de segu­ridad nacional. Las operaciones de “guerra sucia” consistían en infiltrar operativos en los países objetivo con el fin de realizar actos de provocación, sabotaje, asesinatos selectivos, secuestros, etc.18 Por lo general, esas operaciones encubiertas se efectuaban bajo el mando del ejército o los servicios secretos, y eran consideradas como materia de seguridad nacional, por lo que se hacía muy difí­cil para los poderes públicos y la justicia hacer un seguimiento de sus actividades y controlarlas.

-          “(...)El gobierno de Obama, si bien se distanció de la retórica me­siánica del gobierno de Bush, continuó con la lucha contra el terrorismo. Se pueden apreciar diferencias en los métodos de aplicación de la lucha contra el terrorismo entre las dos adminis­traciones, pero los objetivos son los mismos. En concreto, el go­bierno de Obama ha aflojado en lo que respecta a la presencia del ejército en los frentes de guerra. Sin embargo, ha intensificado la actividad de las agencias de los servicios secretos y el empleo de la guerra sucia. La intensificación de las prácticas de espionaje ha ejercido tensiones internacionales de envergadura similar a las ac­ciones militares perpetradas en el periodo de Bush. En concreto, las escuchas y el espionaje realizado por la nsa contra los gobier­nos aliados europeos han tensado las relaciones entre Washington y Bruselas. En este aspecto, las revelaciones del agente renegado Snowden han aportado luz sobre estas actividades encubiertas.

Necesidad del imperialismo yanqui de reactivar la economía y guerra de agresión imperialista contra las naciones oprimidas del MOA 
Después del 11 de septiembre, en el mismo articulo leemos:

-          “(…) La “crisis punto.com” (2000) había dejado al sistema económico en vías hacia la recesión. El gobierno de Bush culpaba de la mala situa­ción económica a las políticas especulativas del presidente Clinton y su consecuencia final, el estallido de la burbuja tecnológica en el 2000. Como alternativa económica, el equipo de Bush proponía colocar como locomotoras de la economía al sector energético y al sector militar.
-           
-          “La implementación de la lucha antiterrorista varió las necesida­des del mercado y actuó como motor propulsor de algunos sectores. La demanda de artículos y servicios relacionados con la seguridad se incrementó enormemente.78 Las nuevas políticas de seguridad y las campañas militares requerían fuertes inversiones por parte del Estado, lo cual fomentaba una fuerte demanda de productos y ser­vicios que las corporaciones del ramo se encargaban de suministrar. Este incremento del gasto público, por parte del Estado, reanimó los deprimidos mercados y se convirtió en una abundante fuente de contratos para el sector privado. La mayoría de estos contratos se acordaba con base en preferencias y no había licitación pública, con que se dejaban al descubierto los vínculos entre la industria armamentística y el gobierno.
-          “(...)Más de un tercio de la economía estadounidense pasó a depender directa o indirectamente de los contratos con el com­plejo militar. Esta tendencia suponía un arma de doble filo, ya que si bien los gastos en seguridad y defensa favorecían a ciertos sectores económicos, los gastos excesivos en este ámbito podrían perjudicar a la larga el crecimiento económico.
-          “(…) Con las nuevas políticas de seguridad, implementadas tras el 11-S, la industria del armamento se había encumbrado como una de las más lucrativas. Poderosas corporaciones controlaban este negocio en todo el mundo. De las diez principales corporaciones que se dedicaban a la producción de armamentos, o servicios rela­cionados con la defensa, siete tenían su sede en Estados Unidos. Por orden de ingresos estas corporaciones eran: Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, bae Systems (Gran Bretaña), Ray­theon, General Dynamics, eads (UE), L-3 Communications, Tha­les (Francia) y Halliburton.
-          “(...)Los principales Estados exportadores de armas convencionales son los miembros del G-8 (a excepción de Japón). En especial, Estados Unidos destaca por encima de los demás.
-          “(...)Por otro lado, proliferaron las corporaciones que prestaban ser­vicios militares. Corporaciones, como Blackwater, movilizaban 20 000 soldados mercenarios y poseían una flota aérea propia con bases militares por todo el mundo. Estas corporaciones militares, además de seguridad, también ofrecían logística, formación y servicios de información e inteligencia.
-          Se calcula que la mitad del presupuesto del que disponen los servicios secretos estadounidenses, aproxima­damente 20 000 millones de dólares, se invierte en contratos con corporaciones militares. Los contratos del sector en 2005 alcanza­ron unos 200 000 millones de euros. Se calcula que las corporacio­nes del ramo ganaban unos 4 000 millones de dólares al año sólo en Iraq, mientras que el presupuesto que manejó la onu para las misio­nes de paz entre 2006 y 2007 fue de 5 250 millones de dólares.
-          “El recurso a mercenarios altamente profesionalizados es cada vez más frecuente. En Iraq han llegado a operar alrededor de 30 000 efectivos contratados por las corporaciones, el gobierno de Estados Unidos y el iraquí. Lo mismo ocurre en Afganistán y en numero­sos Estados de África, América y Asia.
-          De hecho, la mayoría de sus emplea­dos son antiguos militares y funcionarios. De la misma manera, la mayor parte de sus contratos provienen de los Estados. Aproxima­damente, estas corporaciones emplean de manera directa a 1.5 mi­llones de personas por todo el mundo".


ñ  En relación con el proceso dereaccionarización del Estado burgués, en este caso del Estado imperialista yanqui, el autor concluye: “el sistema democrático estadounidense ha sufrido un deterioro constante a lo largo de la Globalización ( desde 1989, según el autor, nota nuestra). En parte, este deterioro se debe a las políticas de seguridad internas implementadas como respuesta a reacciones provocadas por el ejercicio de su hegemonía global. Por tanto, el propio ejercicio de la hegemonía global ha erosionado la democracia a nivel interno en Estados Unidos". Así se refleja este proceso material de la reaccionarización del Estado burgués imperiaista yanqui en un autor de pensamiento académico pequenoburgués