Montag, 19. Februar 2018

A NOVA DEMOCRACIA BRASIL: Celebrar los 170 años del Manifiesto del Partido Comunista por el Núcleo de Estudios de marxismo–leninismo–maoísmo


Año XVI, nº 204 - 2ª quincena de febrero de 2018

Celebrar los 170 años del Manifiesto del Partido Comunista








Karl Marx



En el presente mes de febrero de 2018, se cumplen exactamente 170 años de la primera publicación del Manifiesto del Partido Comunista, escrito por Carlos Marx y Federico Engels. En este mismo año, el Movimiento Comunista Internacional (MCI) y las masas de todo el mundo celebran los 200 años de nacimiento del gran Carlos Marx. Esta grandiosa fecha es una importante ocasión para reafirmar la plena vigencia de los principios establecidos en esta obra monumental para el proletariado del mundo entero.El Manifiesto estableció por primera vez los principios fundamentales y el programa del proletariado internacional, por medio del cual se alzó su Partido, construido a su imagen y semejanza, como partido independiente y opuesto a todos los demás partidos en la historia, el Partido Comunista. Por eso, es también la partida de nacimiento del Movimiento Comunista Internacional y su base de unidad más fundamental.Los principios establecidos por el Manifiesto de 1848 son inmortales e imprescindibles para los comunistas, "son los principios y programa desplegados por el proletariado internacional, que llevarán a la humanidad a un nuevo mundo, a una sociedad sin clases, al comunismo. El nacimiento del Movimiento Comunista Internacional ha cambiado para siempre la faz del mundo y el curso de la historia de la humanidad.Basados ​​en estos principios fundamentales, el proletariado internacional ha desarrollado tres grandes etapas, el marxismo-leninismo-maoísmo. Tres altas cumbres que abrieron una Nueva Era con la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917, elevando el proletariado al equilibrio estratégico con la victoria de la Gran Revolución China de 1949, y que en torno a los años 1980, con la Guerra Popular en Perú, avanzó a su etapa de ofensiva estratégica, ofensiva que necesita ser impulsada con más y más guerras populares en todo el mundo, para oponer a la guerra imperialista mundial la guerra popular mundial, y barrer el imperialismo de la faz de la tierra.



Todos los revisionistas en la historia, desde Bernstein y Kautsky hasta Avakian, tuvieron que dispararse contra el Manifiesto. Kruschev en el XXII Congreso del PCUS, en 1961, afirmó que éste era el nuevo "Programa de los comunistas", y Avakian, afirmó que su "Nueva Síntesis" era el "nuevo Manifiesto del siglo XXI".Por eso, al celebrar los 170 años de la publicación del Manifiesto, partimos de la necesidad, planteada por el Presidente Gonzalo de estudiarlo en su totalidad, incluyendo todos los prefacios y notas establecidos desde su primera publicación en 1848, hasta el último prefacio escrito por Engels en 1893, que además de ser una importante guía para estudiar su cuerpo fundamental (el texto lanzado en 1848), también sirven a complementar el cuerpo principal y aplastar las posiciones revisionistas, academicistas y otras desviaciones. Por eso, con esa importante definición, el Presidente Gonzalo eleva la comprensión de que todos los prefacios y notas de Marx y Engels son también parte del propio Manifiesto.Conforme fue resaltado por Marx y Engels, en el prefacio a la edición alemana de junio de 1872, la aplicación y vigencia de los principios fundamentales expuestos en el Manifiesto, establecen la necesidad de su aplicación creadora en cada época (hoy Marxismo-leninismo-maoísmo) y en cada país, necesidad de pensamiento-guía): "la aplicación práctica de estos principios dependerá siempre y en todas las partes de las circunstancias históricas existentes, y que, por lo tanto, no se concede importancia exclusiva a las medidas revolucionarias enumeradas en el capítulo II.".Una importante cuestión que aún debe ser resaltada, y que se trata de materia de gran importancia para el MCI, que es parte del Manifiesto,  el prefacio de 1883 de Engel, al referirse a la idea  fundamental del Manifiesto, definió el papel de jefe de Marx, al afirmar que "esta idea fundamental pertenece única y exclusivamente a Marx. Yo lo declaro a menudo, pero justamente ahora es necesario que esta declaración figure en la cabeza del propio Manifiesto. ".



Con razón Engels afirmó en el prefacio de la edición inglesa de 1888 que: "La historia del 'Manifiesto' refleja en gran medida la historia del movimiento moderno de la clase obrera.El Manifiesto del Partido Comunista fue escrito por Marx y Engels entre diciembre de 1847 y enero de 1848, por encargo de la Liga de los Comunistas, una organización obrera internacional clandestina, que les encargó de redactar un programa teórico y práctico para ser publicado. Fue publicado por primera vez en febrero de 1848 en Londres, Inglaterra, y luego fue traducido a cientos de idiomas, reproducido millones de veces, convirtiéndose en el documento político más importante de toda la historia.El Manifiesto es el primer gran acontecimiento de la historia del movimiento proletario, pues con él, por primera vez, la clase más revolucionaria de la historia, se dotó de un programa de pensamiento y acción definitivo para transformar todo el mundo, emanciparse a sí misma como y con ello emancipar a toda la humanidad.Engels resalta en el prefacio a la edición inglesa de 1888, que la derrota del proletariado en las Jornadas de Junio ​​de 1848 (primera gran batalla entre el proletariado y la burguesía), pocos meses después de la publicación del Manifiesto, relegó a segundo plano, por cierto tiempo, las aspiraciones sociales y políticas de la clase obrera europea. Y posteriormente, cuando el Comité Central de la Liga de los Comunistas fue arrestado y condenado por la reacción prusiana en el famoso proceso de Colonia de 1852, siendo la Liga desorganizada, se abrió un período de dispersión del proletariado.



Fueron necesarias décadas de luchas para que el proletariado recobrara sus fuerzas para una nueva envestida contra la burguesía. Fueron duros años de combate para que, por medio de su experiencia revolucionaria directa y en dura lucha contra todas las concepciones extrañas a la clase, el proletariado levantara el Manifiesto, haciéndole volver a emerger y demostrando su vigencia, como base de unidad y programa único del proletariado, en torno al cual los comunistas pudieron reorganizarse y reunificarse en las décadas siguientes.







Contenido exclusivo para suscriptores del diario A Nova Democracia


"Los obreros de 1874, en la época de la disolución de la Internacional, ya no eran ni mucho menos los mismos de 1864, cuando la Internacional fue fundada. El prodhonismo en Francia y el lasalleanismo en Alemania agonizaban (...) En efecto, los principios del 'Manifiesto' se difundieron definitivamente entre los obreros de todos los países. Así, pues, el propio 'Manifiesto' se situó de nuevo en el primer plano.En el prefacio a la edición alemana de 1890, Engels, resalta, como el proletariado de Europa y América del Norte se había unido en torno a los principios establecidos por el Manifiesto y, organizados en la Asociación Internacional de los Trabajadores se habían constituido "como un único ejército, la misma bandera y para un mismo objetivo inmediato: la jornada de ocho horas, proclamada ya en 1886 por el Congreso de la Internacional (...) ¡Ah, si Marx estuviera a mi lado para verlo con sus propios ojos! ".En el prefacio a la edición alemana de 1883, el primero desde la muerte de Marx, Engels realiza una brillante síntesis de la "idea fundamental presente en el Manifiesto", el materialismo histórico dialéctico, el reconocimiento de la lucha de clases como motor de la historia:

 "que la la producción económica y la estructura social que de ella deriva necesariamente en cada época histórica constituyen la base sobre la que descansa la historia política e intelectual de esa época; que, por lo tanto, toda la historia (desde la disolución del régimen primitivo de propiedad común de la tierra) fue la historia de la lucha de clases, de la lucha entre las clases explotadoras y explotadas, dominantes y dominadas, en las diferentes fases del desarrollo social; y que ahora esta lucha ha llegado a una fase en que la clase explotada y oprimida (el proletariado) ya no puede emanciparse de la clase que lo explota y oprime (la burguesía), sin emancipar, al mismo tiempo y para siempre, la sociedad entera de la explotación, de la opresión y de las luchas de clases ".



El Manifiesto demuestra que, en esta época, el capitalismo simplificó todas y cada una de las contradicciones de clase en "dos grandes clases, que se enfrentan directamente: la burguesía y el proletariado", estableciendo el gran principio de la lucha de clases como principio fundamental en el cual todos debemos guiarnos, cabiendo a todos los hombres y mujeres tomar posición por una de las clases opuestas. Con ello, Marx acertó un golpe mortal en todas las variantes del socialismo pequeño burgués, cristiano, que se presentaban como corrientes independientes y reconciliadoras del antagonismo de clase.










Portada de la publicación inicial del Manifiesto Comunista en febrero de 1848 en Londres.



Al establecer esta comprensión científica del socialismo, en el Manifiesto se estableció el importante principio de la inevitabilidad del socialismo y del comunismo: "la burguesía produce ante todo sus propios sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado son igualmente inevitables. "(Capítulo 1, negritas nuestro). "Las armas de que se sirvió la burguesía para derribar el feudalismo se vuelven ahora contra de la propia burguesía. Pero la burguesía no forjó solamente las armas que deben darle muerte, produjo también a los hombres que empuñarán estas armas: los obreros modernos, los proletarios! ".

Engels, al explicar la historia del Manifiesto, y de que en este se acuñó para siempre el título de Comunista y no socialista, nos demuestra con claridad, cómo deben los comunistas tomar posición de clase por la izquierda y no por la derecha, practicar el marxismo y no el revisionismo.

Engels nos dice que en 1847 los que se llamaban socialistas eran entonces "respetables" teóricos de las más diferentes corrientes más o menos charlatanes, que se hallaban fuera del movimiento obrero y que buscaban apoyo de las clases "instruidas" predicando la conciliación de clases y que "Parte de la clase obrera que había llegado al convencimiento de la insuficiencia de las simples revoluciones políticas y proclamaba la necesidad de una transformación fundamental de toda la sociedad, se llamaba entonces comunista. Era un comunismo tosco y rudimentario, puramente instintivo, (...) Así era el socialismo  en 1847, un movimiento de la clase burguesa y el comunismo de la clase obrera. El socialismo era, al menos en el continente, cosa "respetable"; y el comunismo, todo lo contrario. Y como nos manteníamos desde un principio de que 'la emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera', para nosotros no podía haber duda alguna sobre cuál de las denominaciones procedímos a elegir. Más aún, nunca se nos ocurrió renunciar a ella". (Engels, prefacio la edición inglesa de 1888, subrayado nuestro).

En el Manifiesto, Marx establece el fundamento de la concepción de clase del marxismo según la cual, el Poder político (Estado) "es la violencia organizada de una clase para la opresión de otra".Marx demostró que el desarrollo de la lucha de clases conduce a la revolución y a la dictadura del proletariado a través de la violencia revolucionaria en la que "el proletariado, derribando por la violencia a la burguesía, implanta su dominación".Luego, estableció de forma cabal la violencia revolucionaria para transformar todo orden social, como un principio fundamental del marxismo:



"Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrotando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. "(Capítulo IV, negrito nuestro).



En el prefacio de la edición alemana de 1872, Marx y Engels, incorporan al Manifiesto la experiencia desarrollada por el proletariado entre los años de la publicación del Manifiesto (1848) y 1872, especialmente aquella en la que el proletariado fue elevado al Poder Político por dos meses, en la Comuna de París, en 1871, hecho histórico y trascendental en la historia del movimiento proletario.



Basado en el balance establecido por Marx en el documento Guerra Civil en Francia (1871), el principio de la dictadura del proletariado se incorpora al Manifiesto:"La Comuna demostró, sobre todo que" la clase obrera no puede simplemente tomar posesión de la máquina estatal existente y ponerla en marcha para sus propios fines ", refiriéndose al paso de la Guerra Civil en Francia, en el que Marx afirma que esta maquinaria debe ser roto.En el Manifiesto, Marx demostró que el proletariado está condenado a unirse, mientras que "la burguesía vive en lucha permanente". Así estableció la ley según la cual el "verdadero resultado de sus luchas no es el éxito inmediato, sino la unión cada vez más extensa de los obreros", en su proceso de lucha por su partido político independiente - hoy, lucha por la constitución o reconstitución de los partidos comunistas maoístas militarizados- es una "lucha incesante" que por más que sea socavada: "surge de nuevo, siempre más fuerte, más firme, más fuerte," (capítulo I).





EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO


Marx estableció en el Manifiesto, el principio del internacionalismo proletario afirmando que "El proletariado no tiene patria", estableciendo también el gran lema que guía al proletariado desde hace 170 años: "Proletarios de todos los países, uníos", gran tarea que nos lego y que sólo se concluirá al entrar todos en el comunismo, cuando el proletariado haya cumplido su papel histórico, aboliendo toda propiedad privada, todas las clases sociales y las diferencias de clase, extinguiendose el Estado y a si mismo como clase.


"En la lucha contra la burguesía el proletariado se constituye indefectiblemente en clase, mediante la revolución se convierte en clase dominante y, como clase dominante, suprime por la fuerza las viejas relaciones de producción, suprime al mismo tiempo que estas relaciones de producción las condiciones para la la existencia del antagonismo de clase y de las clases en general y, por tanto, su propia dominación como clase. En el lugar de la antigua sociedad burguesa, con sus clases y sus antagonismos de clase, surgirá una asociación en la que el libre desarrollo de cada uno será la condición del libre desarrollo de todos "(cap.1)


Por lo tanto, este gran lema tiene un importante significado, porque es a la vez síntesis y guía. Síntesis porque expresa nuestra concepción de mundo, apuntando a nuestra meta final, el comunismo, y guía porque resume las tareas actuales del combate a la dispersión de fuerzas en el MCI que avanza en marcha forzada hacia su superación.


Los comunistas, como parte de una misma clase a nivel mundial que tiene un destino común indisolublemente soldado, conciben que el comunismo no puede darse en un sólo país, a él entramos todos, o no entra nadie, por lo tanto, como afirmó el Presidente Gonzalo "no se es comunista si no se piensa en el comunismo "(3) lo que nos demanda" poner el internacionalismo proletario como mando y guía ", concretando lo establecido por el Presidente Mao:" El internacionalismo es el espíritu del comunismo "(4).


En este año, los Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas-maoístas, unidos bajo la bandera del maoísmo y la Guerra Popular lanzaron la Campaña Mundial por los 200 años del nacimiento del gran Karl Marx, bajo la consigna: ¡Proletarios de todos los países, uníos!


Esta importante Campaña Mundial se suma y forma parte de la lucha por la reunificación de los comunistas en el mundo, y contra el revisionismo, cuyo objetivo inmediato anunciado es la realización de una Conferencia Internacional Maoista Unificada, que establezca una nueva organización internacional maoísta. Este paso significará un salto en la lucha por la reconstitución de la Internacional Comunista.


La reconstitución de la Internacional Comunista, que tiene como base a las Guerras Populares en curso, destacadamente las Guerras Populares en el Perú y en la India, en las que se está construyendo el nuevo Poder, a las cuales se suman  las Guerras Populares en Filipinas y Turquía y demás luchas de la liberación nacional, y  los procesos de reconstitución de  los partidos comunistas marxistas-leninistas-maoistas militarizados en todo el mundo, para iniciar la Guerra Popular en cada país como parte y al servicio de la Revolución Proletaria Mundial.


Por lo tanto, esta importante Campaña Mundial por los 200 años del nacimiento de Karl Marx desarrollada con base en la Guerra Popular, demuestra cómo se está cumpliendo y comprobando la plena vigencia de los principios del comunismo y programa definidos por el Manifiesto hace 170 años de su primera publicación. "Los proletarios no tienen nada que perder en ella, además de sus cadenas. ¡Tiene, a cambio, un mundo a ganar! "(Capítulo IV).



Notas:


1. Partido Comunista del Perú (PCP). Sobre la Construcción del Partido. Bandera Roja, nº 46, agosto de 1976.

2. Todas las citas y referencias al texto del Manifiesto del Partido Comunista fueron extraídas de la edición en español del Manifiesto del Partido Comunista, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Pekin, 1964, y traducidas por los autores de este artículo. Esta edición está disponible en http://www.marx2mao.com.

3. Partido Comunista del Perú (PCP), Poner en marcha el MRDP en función de culminar brillantemente. 1987.

4. Presidente Mao Tsetung. En Memoria de Norman Bethume. Ediciones del Pueblo, Pekín, agosto de 1952.

tag: Revolución Bolchevique