Montag, 24. April 2017

SOBRE LA ACTUAL SITUACIÓN EN VENEZUELA: ¡Yanquis go home!




 Hoy día con la publicación de la traducción del artículo aparecido en día recientes en la web Dem Volke Dienen, titulado "Aufstockung und Bewaffnung der staatlichen Bürgerwehr in Venezuela" (Aumentar y Armar a las Defensas Nacionales del Gobierno de Venezuela), damos inicio a una serie de artículos sobre el desarrollo de la situación en ese país senalando claramente nuestra posición en contra de la intervención imperialista en ese país, principalmenten del yanqui, que es el imperialismo principal que domina en este país como en el resto de América Ltina,  y de las potencias imperialistas Rusia y China y otras que en colusión y pugna toman ese país como arena de contienda entre ellos. Denunciamos que el actual gobierno de Venezuela con Chávez y ahora con Maduro han abierto cada vez más el país a la penetración económica del imperialismo. No sólo del imperialismo yanqui, que es el principal que alli domina sino de los imperialistas rusos, chinos, espanoles, franceses, etc. Con lo que se ha profundizado la condición semicolonial: alrededor del 97 % de los ingresos por exportaciones del país provienen del petróleo. La producción del petróleo depende de la inversión imperialista. Las finanzas del país dependen del endeudamiento del país a través de los bonos que van a manos de los imperialistas. Ahora con problemas de la producción y los precios del petróleo las reservas internacionales del país tienen que dedicarse en gran medida al pago de los vencimientos de estos bonos, muchos de los cuales están a nombre de PDVSA, tal como hemos leído en las noticias sobre las dificultades del ago en abril y ahora en octubre, son miles de millones de dólares en vencimientos.


  
Leamos algunas informaciones concretas al respecto: "En la Franja del Orinoco, en Venezuela y en el medio de la Revolución Bolivariana, siguen operando compañías multinacionales privadas, que repatrían ganancias a sus casas matrices, como las estadounidenses Chevron/Texaco o la Exxon/Mobil, la británica British Petroleum, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell, la francesa Total, la argentina Pérez Companc, la española Repsol. De hecho, el gobierno bolivariano fijó en un 50% de lo facturado las regalías que esas empresas deben pagar al Estado venezolano".

De la misma fuente: Venezuela provee alrededor de un 12 % de lo que se consume en la potencia norteamericana. 65% del petróleop de Venezuekla se exporta a los EE.UU. y la única refinería estatal venezola esta ubicada en territorio de los EE.UU., es decir legalmente es una compania yanqui. Esta compania refinadora de petróleo ha contribuído con 500 mil dólares voluntariamente para la ceremonia de juramentación del nuevo presidente de los imperialistas yanquis, el archireaccionario y genocida Trump (ver lista de donantes en los diferentes medios).

Otra fuente informa así: "Empresas internacionales como Halliburton y Schlumberger están reduciendo sus operaciones ante la crisis de pagos que sufre PDVSA y que ha incrementado sus deudas en 25 mil millones de dólares. Y mientras la producción de El Furrial y otros campos cae en picado, la petrolera estatal debe apoyarse en Citgo, su filial de Estados Unidos. La misma fuente informa. "Con la petrolera estatal (PDVSA) endeudada, dos tercios de sus exportaciones están destinadas a pagar los préstamos chinos y otras deudas. Por eso la empresa se está quedando sin recursos para pagarle a los técnicos, tanto internacionales como nacionales".

Lo que nos corresponde hacer es apoyar la lucha del proletariado y el pueblo de Venezuela contra la manipulación de sus protestas por cualquiera de las facciones reaccionarias y delos diferentes imperialistas que los manejan por detrás enarbolando la consigna: ¡Yanquis go home! Persistiendo en su lucha contra la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y el imperialismo el proletariado venezolano capitalizando los cambios políticos que se vayan produciendo en el proletariado y el pueblo sabrá avanzar en el proceso de reconstitución del PC y así contando con el heroico combatiente iniciar la guerra popular.
 
Sigue la traducción:

Aumentar y armar a las Defensas Nacionales del gobierno en Venezuela (Dem Volke Dienen)


Casi todos los días hay batallas callejeras en la capital venezolana Caracas. La crisis política ha alcanzado un alto y renovado nivel en los últimos meses. En un intento desesperado de reprimir la lucha legítima del pueblo el Presidente Maduro anunció hoy el aumento de los vigilantes  de la Defensa Ciudadana  Nacional de Venezuela a 500.000 miembros. El Presidente, así como el ministro de Defensa hizo hincapié en que el equipo suficiente para todos y un arma eran "garantías".

La situación en Venezuela está que hierve durante mucho tiempo. Se han producido manifestaciones de masas con miles de participantes y batallas posteriores en las calles. La reacción está en una crisis política y se revela cada día en enfrentamientos entre el PSUV partido gobernante y la "oposición". Los últimos días han traído una nueva gran ola de acciones de lucha entre ellos. Incluso si muchas de las acciones se han reconocido o atribuido a la "oposición", las numerosas batallas con cientos de manifestantes son una clara expresión de la gran insatisfacción del pueblo venezolano con la dominación de los lacayos del imperialismo sobre el pueblo.

En medio de estas luchas el Presidente Maduro ha anunciado el aumento de los vigilantes de la Defensa Ciudadana Nacional de Venezuela a 500.000 miembros y su armamento generalizado en la intención obvia en este día para poner fin a cualquier forma de protesta progresiva con soplonaje y plomo. Y si bien las diversas facciones dentro del capitalismo burocrático venezolana mutuamente se  acusan de desestabilizar el país, también lo hace la retórica de guerra de los imperialistas que se intensificó. Las dos superpotencias, el imperialismo yanqui y el imperialismo ruso, ya se han expresado sobre la cuestión de Venezuela.

El imperialismo norteamericano, obviamente, tiene una oportunidad para fortalecer aún más su posición dominante en la región y para frenar el avance del imperialismo ruso y chino. Así  el comandante supremo del Comando Sur de los Estados Unidos, Almirante W. Tidd, en su informe para el Comité del Senado de Estados Unidos de las fuerzas armadas con palabras muy claras habló sobre las ventajas y posibles pretextos de una intervención militar directa del imperialismo de Estados Unidos en Venezuela:

"Venezuela va a afrontar una  inestabilidad significativa en los próximos años debido a la escasez extensa de alimentos y medicinas, una permanente incertidumbre política y un empeoramiento de la situación económica [...] La crisis humanitaria creciente en Venezuela, en última instancia podría requerir una respuesta regional. [...] En la última década China, Rusia e Irán han establecido una mayor presencia en la región. Estos actores globales ven el ámbito económico, político y de seguridad de América Latina como una arena relevante [sic] como una posibilidad para satisfacer sus respectivos objetivos a largo plazo y para fortalecer sus intereses, que puede ser incompatibles con los nuestros y los de nuestros socios ".