Montag, 31. Juli 2017

DAZIBAO ROJO: INDIA: Historia del Movimiento Comunista: Evelyn Trent Roy, Un manifiesto comunista indio

domingo, 30 de julio de 2017


INDIA: Historia del Movimiento Comunista: Evelyn Trent Roy, Un manifiesto comunista indio

Evelyn Trent Roy, Un manifiesto comunista indio

Evelyn Trent-Roy
Evelyn Trend Roy
El triunfo de la Revolución Soviética hace 100 años provocó una ola de revuelta en todo el mundo, convirtiéndose en la espita que hizo estallar y extender como la metralla la necesidad de la organización de la clase obrera y campesina para enfrentarse a la burguesía y a la explotación.

En 1920 Evelyn Trent Roy y su marido, el comunista indio Manabendra Nath Roy, escribieron lo que titularon "Un manifiesto comunista indio", en el que se apela a que "el creciente espíritu de rebelión en las masas debe de organizarse en base a la lucha de clases en estrecha cooperación con los movimientos proletarios del mundo", refiriéndose al proletariado de la India, bajo dominación inglesa.

En 1919, la clase obrera de la India había organizado una de las más poderosas y mejor organizadas huelgas en la historia, lo que dió a conocer al mundo entero "el crecimiento de la conciencia de clase en el proletariado indio"; desconocido para el mundo exterior hasta aquel años.

En el manifiesto, los autores afirman que "queremos organizar la rebeldía creciente de las masas indias sobre los principios de la lucha de clases, para que cuando llegue la revolución será una revolución social. La idea de la revolución proletaria distinta al nacionalismo ha llegado a la India y se está mostrando en huelgas sin precedentes".

Esa necesidad de organizar a las masas para evitar que sean arrastradas por el nacionalismo burgués, que simplemente provocaría la continuidad del imperialismo, hace que los autores escriban, de camino a una reunión de la II Internacional en Berlín, el artículo que será considerado como el "manifiesto comunista indio".

Evelyn Trent nació en 1892, en Utath, EEUU, y conoció a su marido, el líder comunista indio Manabendra Nath Roy, en la Universidad de Stanford, donde era estudiante. Desde entonces estuvo muy unida al recién nacido movimiento comunista de la India, adoptando el alias de "Shanthi Devi".

Cuando el ejército yankee entró en la I Guerra Mundial, los revolucionarios indios, refugiados hasta entonces en EEUU fueron detenidos por las autoridades por ser considerados agentes potenciales de Alemania. Para evitar la posibilidad de enjuiciamiento en virtud de las leyes contra la conspiración, los Roy huyeron a México, donde ayudaron a fundar el Partido Comunista de México, primero de su tipo fuera de Rusia.

Entre septiembre y octubre de 1919, impulsada principalmente por Evelyn Trent Roy, se funda en la ciudad de México el Consejo Nacional de Mujeres. Las reuniones del Consejo se realizaban en casa de los Roy.

Imagini pentru Manabendra Nath Roy
Manabendra Nath Roy
En 1920 Evelyn Trent Roy y su esposo asistieron al II Congreso de la Internacional Comunista en Moscú, como parte de la delegación mexicana. Ese mismo año ayudaron a fundar el Partido Comunista de la India junto a emigrados indios en Tashkent, Turkestán. Más tarde, en Berlín, fundaron una periódico bisemanal, The Vanguard of Indian Independence, en el cual Trent Roy publicó artículos bajo el seudónimo de "Shanthi Devi".

Uno de estos artículos es el que compartimos en esta entrada, "Un manifiesto comunista indio", que se puede considerar el inicio del comunismo en la India y de los incipientes intentos de organizar al proletariado y a los campesinos trabajadores para luchar por su emancipación en base a las enseñanzas del marxismo y al ejemplo de Lenin y los bolcheviques de Rusia.

Evelyn Trend fue una de las mujeres pioneras del movimiento comunista internacional en Estados Unidos y en todo el mundo, influenciando con su compromiso y actividad práctica y teórica el nacimiento de dos partidos comunistas de nuevo tipo, tomando como modelo al Bolchevique ruso: el de México y el de la India. El artículo "Un Manifiesto Comunista Indio", del que Evelyn Trend fue inspiradora y partícipe, puede ser considerado como el manifiesto fundacional de la lucha de la clase obrera organizada de la India contra capitalismo y, por ende, frente al imperialismo:


Ha llegado el momento para los revolucionarios indios hagan una declaración de sus principios con el fin interesar al proletariado europeo y americano en la lucha de las masas indias, que se está convirtiendo en una lucha por la emancipación económica y social y la abolición de la dominación de clase. La apelación se hace al proletariado inglés debido a su relación con los movimientos revolucionarios en los países dominados por el imperialismo británico.
El movimiento nacionalista en la India ha fallado en apelar a las masas, porque se esfuerza por lograr una democracia burguesa y no puede decir cómo las masas se verán beneficiadas por la existencia nacional independiente. La emancipación de la clase obrera se encuentra en la revolución social y la fundación de un estado comunista. Por lo tanto, el creciente espíritu de rebelión en las masas debe de organizarse en base a la lucha de clases en estrecha cooperación con los movimientos proletarios del mundo.
Pero, debido a que la dominación británica priva a los indios de los derechos elementales imprescindibles para la organización de esta lucha, el movimiento revolucionario debe destacar en su programa la liberación política del país. Esto no hace que su objetivo final sea una democracia burguesa en la que la clase privilegiada nativa domine y explote a los trabajadores nativos en el lugar de los burócratas y los capitalistas británicos. Todo lo que se le permite conocer al mundo sobre el movimiento revolucionario de la India es de la agitación por la autonomía política. Eso, naturalmente, no ha podido ganar la simpatía de la clase obrera en ningún país, la que siempre debe ser indiferente a las aspiraciones puramente nacionalistas.
La idea de la rebelión clasista contra la explotación capitalista, ha ido ganando terreno en la India, inmensamente estimulada por la guerra. La vida industrial acelerada, el aumento en el costo de la vida, el empleo de tropas indias en el extranjero y los ecos de la revolución rusa han avivado el descontento siempre existente en las masas. El movimiento nacionalista revolucionario, reclutado de entre los jóvenes educados de la clase media, trató de convertir el descontento de un levantamiento armado contra la dominación extranjera. Desde el comienzo del presente siglo, el terrorismo, las insurrecciones locales, las conspiraciones y los intentos de rebelión se han vuelto más y más frecuentes hasta que al final casi todo el país estuvo bajo la ley marcial. Estas actividades no inspiran a las masas con entusiasmo duradero: los líderes no prescriben remedios para los males sociales y económicos que sufren los trabajadores. Pero fuerzas económicas dinámicas, que están destinadas a provocar una revuelta proletaria en todos los países, se han vuelto agudos en la India y por lo tanto el espíritu de rebelión ha crecido más y se manifiesta más entre las personas no conmovidas por la doctrina predicada por los nacionalistas revolucionarios. Hoy en día existen dos tendencias, , distintas en los principios y objetivos, en el movimiento indio. Los nacionalistas abogan por una India autónoma e incitan a las masas a derrocar a los explotadores extranjeros sobre un programa democrático poco definido o sin programa alguno. El movimiento revolucionario verdadero aboga por la emancipación económica de los trabajadores y se basa en la creciente fuerza de un proletariado industrial con conciencia de clase y de campesinos sin tierra. Este último movimiento es demasiado grande para los dirigentes burgueses y sólo puede ser satisfecho con la revolución social. Este manifiesto se publica para los que llenan las filas del segundo movimiento. Queremos que el mundo sepa que el nacionalismo se limita a la burguesía, pero las masas están despertando al llamado de la revolución social.
El crecimiento de la conciencia de clase en el proletariado indio era desconocido para el mundo exterior hasta el año pasado, cuando uno de las más poderosas y mejor organizados huelgas en la historia fue declarada por los revolucionarios de la India. Aunque los nacionalistas la utilizaron como un arma contra la opresión política, fue realmente la rebelión espontánea del proletariado contra insoportable explotación económica. Como los trabajadores de las fábricas de algodón de propiedad de los capitalistas nativos fueron los primeros en salir, no se puede mantener que la huelga no era más que una manifestación nacionalista.
Es sabido en Inglaterra como esa revuelta de obreros famélicos fue aplastada por el imperialismo británico. Pero la clase obrera inglesa fue engañada hasta creer que no fue más que una manifestación nacionalista, por lo que se abstuvo de tomar medidas concretas acordes con los principios de solidaridad de clase. Una huelga general simultánea habría asestado un golpe vital para el capitalismo imperialista en el país y el extranjero, pero el proletariado inglés no estuvo a la altura de la ocasión.
La única medida tomada fue muy débil y de carácter pequeño - la protesta contra la manera en que se debelo la revuelta firmada por Smillie, Williams, Lansbury y Thomas. Esta no fue la voz del proletariado revolucionario alzada para defender los intereses de clase.
El movimiento nacionalista burgués no puede ser significativo para la lucha mundial del proletariado o la clase obrera británica, que está aprendiendo la inutilidad de la mera independencia política y del falso gobierno representativo bajo el capitalismo. Pero el movimiento del proletariado indio es de interés vital. La tremenda fuerza que el capitalismo imperialista deriva extensas posesiones coloniales ricas en recursos naturales y mano de obra barata ya no puede ser ignorado. En tanto que la India y otros países subyugados siguen siendo víctimas indefensas de la explotación capitalista y que el capitalista británico esté seguro de su dominio absoluto sobre millones y millones de bestias de carga humanas, podrá conceder las demandas de los sindicalistas británicos y retrasar la revolución proletaria que lo derrocará. A fin de destruirlo por completo, el capitalismo mundial debe ser atacado de manera simultánea en todos los frentes. El proletariado británico no puede marchar hacia la victoria final a menos que lleve consigo a sus compañeros en las colonias a luchar contra el enemigo común.
La pérdida de las colonias podría alarmar la psicología sindical ortodoxa con la amenaza del desempleo, pero un proletariado revolucionario con conciencia de clase, destinado a la destrucción total de la propiedad capitalista y el establecimiento de un estado comunista, no puede sino acoger un colapso tal del presente sistema, ya que llevaría a la bancarrota económica del capitalismo - una condición necesaria para su destrucción final.
Ante todas las dudas posibles de los compañeros británicos declaramos que nuestro objetivo es impedir el establecimiento de un gobierno nacionalista burgués, que sería otro baluarte del capitalismo. Queremos organizar la rebeldía creciente de las masas indias sobre los principios de la lucha de clases, para que cuando llegue la revolución será una revolución social. La idea de la revolución proletaria distinta al nacionalismo ha llegado a la India y se está mostrando en huelgas sin precedentes. Es primitiva y no claramente clasista por lo que es a veces víctima de las ideas nacionalistas. Pero aquellos en la vanguardia ven la meta y la lucha, y rechazan la idea de unir a todo el país en el nacionalismo con el único propósito de expulsar a los extranjeros, porque se dan cuenta que los príncipes nativos, los terratenientes, dueños de las fábricas, los prestamistas, que controlarían la gobierno, no serían menos opresivos que los extranjeros. "Tierra para quien la trabaja" será nuestro lema más potente, porque la India es un país agrícola y la mayoría de la población pertenece al campesinado sin tierra. Nuestro programa también llama por la organización del proletariado indio sobre la base de la lucha de clases para la fundación de un estado comunista, basado durante el período de transición en la dictadura del proletariado.
Hacemos un llamado a los trabajadores de todos los países, especialmente de Gran Bretaña, a que nos ayuden a realizar nuestro programa. La lucha del proletariado en la India, así como en otras dependencias de Gran Bretaña deben ser considerados como factores vitales en el movimiento proletario internacional. La autodeterminación de la India se limita a fomentar la idea del nacionalismo burgués. Denuncien a los imperialistas enmascarados que la reclaman y desgracias sus nombres (como trabajadores británicos). El hecho de que la India esté gobernada por el imperialismo más poderoso conocido en la historia hace cualquier tipo de organización revolucionaria entre la clase trabajadora casi imposible. El primer paso hacia la revolución social debe ser crear una situación favorable para la organización de las masas para la lucha final. Esta situación sólo se puede crear por la caída o por lo menos el debilitamiento del imperialismo extranjero, que se mantiene por el poderío militar.
Dejen de ser víctimas del grito imperialista que las masas de Oriente son razas atrasadas y debe pasar por las hogueras de la explotación capitalista de la que ustedes están luchando por escapar. Les hacemos un llamado a que reconozcan al movimiento revolucionario indio como una parte vital de la lucha proletaria mundial contra el capitalismo. Ayúdennos a izar la bandera de la revolución social en la India y a liberarnos del imperialismo capitalista a fin de que los podamos ayudar en la lucha final para la realización del estado comunista universal.
Manabendra Nath Roy 
Abani Mukhetji
Santi Devi (Seudónimo de Evelyn Trent Roy)